Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así quiere gastar España el nuevo fondo pesquero comunitario

Dos arrastreros de Gran Sol amarradosen Vigo a principios de mes. | A.A.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha iniciado los trámites para la audiencia e información pública del programa operativo pensado para gastar los 1.100 millones de euros que compondrán el Fondo Europeo Marítimo Pesquero y Acuícola (Fempa) para el periodo 2021-2027. El texto, de 131 páginas, identifica los principales objetivos en los que se prevé ejecutar la amplia cantidad de fondos en base a los objetivos marcados desde Bruselas. Uno de ellos es el control y la vigilancia de la actividad pesquera, para el que el Gobierno ve necesario “fortalecer las actuaciones relativas al control de la obligación de desembarque”, así como de los motores empleados por los barcos o pesquerías concretas como la de merluza sur o caballa. Para ello, entre otras medidas, Pesca plantea impulsar la instalación de las cámaras a bordo y “el uso de drones o dispositivos informáticos” para integrar los datos “de todos los segmentos de flota”.

Todavía quedan por ejecutar 700 millones del anterior fondo, el FEMP

decoration

El Parlamento Europeo y el Consejo de la UE llegaron el pasado diciembre a un acuerdo para el Fempa, cuyo presupuesto total asciende a 6.100 millones de euros y del que España será el principal beneficiario. Y pese a que España (como el resto de los estados miembro) todavía tiene por ejecutar unos 700 millones del anterior fondo (casi el 65% del FEMP), la rueda no para y Pesca debe organizar ya el siguiente.

El Fempa, que nace con la ambición de ayudar a los países a adaptarse a las nuevas directrices comunitarias, tiene en España tres grandes objetivos: el “mantenimiento de la pesca como actividad productora sostenible”, “garantizar el suministro sostenible de pescado como alimento” y “modernizar, dinamizar y actualizar toda la cadena, desde la producción al consumidor final”.

Minimizar el impacto de la pesca

“Continuar fortaleciendo la aplicación de medidas técnicas, como artes más selectivos en línea con la aplicación de la obligación de desembarque (...) se debe sumar la oportunidad que brinda la innovación para buscar nuevos sistemas de gestión, artes más selectivos o actuaciones que minimicen el impacto de la pesca”.

Mayor control

“Es necesario fortalecer las actuaciones relativas al control de la obligación de desembarque y motores muy relacionadas con la gestión del consumo de TAC y cuotas y gestión de capacidad, también se ha detectado la necesidad de mejorar el control en la pesca costera artesanal y deportiva”.

Sostenibilidad social

“El principal reto en materia social al que la pesca se enfrenta es que la actividad sea una garantía social y de relevo generacional y afianzamiento de la población local. La principal palanca para conseguirlo es conseguir que la pesca sea rentable para aquellos que la realizan”.

El principal apartado (el más extenso) es el que recoge las actuaciones es el de “fomento de la pesca sostenible y la restauración y conservación de los recursos biológicos acuáticos”. Tras realizar un análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades), Pesca identifica, entre otros puntos débiles, el “control y vigilancia” o la “recogida de datos”.

Así, el programa operativo ve necesario invertir en “fortalecer la aplicación de la obligación de desembarque” o “la potencia de motores en los buques”. Además, también apuesta por aumentar el control “en los segmentos de flota de la pesca costera artesanal, recreativa y marisqueo a pie y desde embarcación”. Más allá de ello, apuestan por poner el foco sobre algunas especies, citando la “merluza sur, caballa y atún rojo”.

Medidas socioeconómicas

En cuanto a la rentabilidad del sector, el programa operativo recoge que debe subir “disminuyendo costes, aprovechando eficientemente toda la captura, mediante herramientas de la economía circular” y de nuevas tecnologías. Para ello, se apoyarán las “inversiones e innovaciones en puertos, lonjas y lugares de desembarque”, claves también para la “utilización y valorización de productos y nuevas especies comerciales” o para la “sinergia con otros sectores”, como el del turismo pesquero o de elaboración de piensos.

  • Galicia se enfrenta al reto de renovar millar y medio de barcos que superan los 40 años

En este apartado, Pesca resalta como debilidad la “edad elevada de los buques”, lo que afecta también en materia de “sostenibilidad social”. Para el Ministerio, “el principal reto” en este sentido al que se enfrenta la actividad es el relevo generacional y “la principal palanca” para combatirlo es “conseguir que la pesca sea rentable” o mejorar las condiciones socio-labores y de seguridad.

El programa operativo busca reducir la “elevada peligrosidad” por la alta edad de la flota, paliar la “escasa integración de la mujer” o adecuar “la situación salarial y la estabilidad laboral”. “El primer objetivo es que los buques existentes puedan adaptarse y establecer las mejores condiciones apoyando las inversiones a bordo y la formación”, apunta el documento. Además, plantea ayudas “más allá de la primera adquisición de buques por parte de los jóvenes pescadores”.

Actividad sostenible

En el mismo apartado, y en lo que se refiere a gestionar los recursos pesqueros, Pesca concluye que “es necesario continuar disminuyendo el impacto de la pesca”. Para ello, ve necesaria la “adaptación de la capacidad de pesca a los recursos disponibles”, fortalecer la “recogida de datos socioeconómicos, laborales y de rentabilidad económica” o mejorar la situación de los stocks que no están en rendimiento máximo sostenible (RMS) y ampliar la evaluación “a aquellos de situación actualmente desconocida”.

Apunta a integrar a las rederas “en los procesos de reducción o reutilización de residuos, en particular, las artes de pesca perdidas”

decoration

En materia de conservación, el Gobierno quiere reforzar las “actuaciones sobre basuras marinas, gestión de residuos o Reservas Marinas”, al igual que aspira a lograr “una transición hacia actividades climáticamente neutras”. Es este sentido, el programa operativo apuesta por apoyar “el uso de energías eficientes, limpias y renovables”, especialmente a través de la “renovación de motores”, una medida que para Pesca supondrá “menor consumo energético y disminución de emisiones”.

También en materia de conservación se quiere “disminuir el impacto de la pesca accidental de cetáceos, aves y demás especies marinas protegidas” o “mejorar la infraestructura de gestión de residuos y subproductos tanto en el mar como en tierra”. En este punto el Ministerio plantea como “interesante” la integración de las rederas “en los procesos de reducción o reutilización de residuos, en particular, las artes de pesca perdidas”.

Compartir el artículo

stats