Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Seychelles se adelanta a España y vacuna a los tripulantes gallegos de la flota atunera

La muerte de dos marineros en un buque francés encendió las alarmas en las islas, donde trabajan unos 300 gallegos | El sector pesquero espera un movimiento desde Sanidad

Uno de los atuneros vascos que faenan con gallegos a bordo en Seychelles, el “Euskadi Alai”. |  // CEDIDA

Uno de los atuneros vascos que faenan con gallegos a bordo en Seychelles, el “Euskadi Alai”. | // CEDIDA

El sector pesquero, la marina mercante y los sindicatos UGT y CC OO solicitaron la semana pasada, y una vez más, que las tripulaciones de la flota y otros trabajadores del mar deberían ser considerados como personal esencial y, por lo tanto, formar parte desde ya del proceso de vacunación contra el COVID. Lo hicieron, sobre todo, tras observar la disparidad de criterio en España, con el País Vasco administrando las dosis por su cuenta a su flota pesquera de bajura y altura contra las directrices estatales y con otras como Galicia y Cantabria reclamando lo propio, en este caso, a través del Instituto Social de la Marina (ISM). Sanidad se comprometió a estudiarlo, pero por lo pronto han sido unas islas del Índico las primeras en inmunizar a pescadores gallegos. Seychelles ha optado por vacunar a las tripulaciones extranjeras de los barcos que faenan en sus aguas, por lo que parte de los cerca de 600 vascos y gallegos que trabajan allí en atuneros ya están recibiendo las dosis, como confirman fuentes del sector consultadas por FARO.

El Gobierno de Victoria, capital del archipiélago, decidió vacunar a los marineros extranjeros que pasan por sus muelles para evitar que los contagios lleguen a tierra. Y lo hacen así, principalmente, después de que dos trabajadores de un atunero francés falleciesen por esta enfermedad.

El caso del atunero Belle Isle, de Sapmer, saltó a la opinión pública principalmente la semana pasada. Los dos marineros fallecidos, de Madagascar e Indonesia, fueron hospitalizados en la isla de Mahé tras contagiarse por COVID, al igual que los otros 35 compañeros. Sin embargo, no sobrevivieron.

Según recoge el portal de noticias local Seychelles News Agency, el caso encendió las alarmas en el Gobierno, con su director ejecutivo de la Agencia de Salud, Danny Louange, a la cabeza, anunciando gestiones para repartir las vacunas.

“La pesca es la única industria que está apoyando la economía en este momento, por lo que debemos asegurarnos de que esto se mantenga y es apropiado que la tripulación que tiene su base en Seychelles goce de buena salud”, apuntó por su parte al mismo medio el responsable de una agencia consignataria local, Hunt Deltel.

Desde el sector atunero español confirman que hay gallegos que han recibido ya la vacuna en Seychelles, mientras que los vascos la reciben en tierra, en Euskadi. En tierra de nadie están quedando aquellos marineros gallegos que ahora están en casa entre mareas y que no recibirán las dosis en Galicia.

Y mientras en el archipiélago del Índico administran las vacunas a la flota pesquera, en España el sector pesquero se mantiene a la espera de una repuesta por parte del Gobierno. El Ministerio de Sanidad no ha respondido a la demanda del sector tras el comunicado conjunto lanzado la semana pasada y el ISM continúa con sus gestiones para ejercer presión ante la Administración y las propias comunidades autónomas, postulándose además para inmunizar a los marineros desde sus centros.

Compartir el artículo

stats