Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cetmar testará motores eléctricos para la flota pesquera de bajura de la Ría de Vigo

Barcos de bajura amarrados ayer en Bouzas, muy cerca de donde se ubica el Cetmar. | RICARDO GROBAS

El avance de la electrificación de vehículos es imparable en la carretera... y en el mar. La necesidad de lograr una actividad pesquera más sostenible y respetuosa con el medio ambiente lleva a que cada vez sean más las propuestas para llevar los motores eléctricos hacia el sector (así como otros, como los que usan el hidrógeno verde), con la intención de disminuir el uso de los equipos de combustión. Con esto en mente, el Centro Tecnológico del Mar (Cetmar) lidera un proyecto para estudiar el uso de este tipo de propulsión en la flota de bajura, la más numerosa de Galicia (representa casi el 90% de las 4.300 embarcaciones de pesca y acuicultura de la comunidad) y del resto de España. La idea es testar una embarcación equipada con uno de estos motores, comprobando así la viabilidad para el sector y lograr una actividad “sostenible y con menor impacto acústico”, ya que la reducción del ruido en el medio marino es otro de los objetivos que busca el proyecto, denominado Silencio.

La iniciativa cuenta con un presupuesto de 213.000 euros. “Tendrá un año de duración”, explica la coordinadora de la Unidad de Tecnologías Marinas del Cetmar, Silvia Torres, sobre un proyecto que considera “pequeño”, pero que “puede abrir muchas puertas” de cara a su implementación a gran escala en el futuro.

El primer paso, explica Torres, será las pruebas en un barco de la ría olívica. “Primero hay que ver es si un motor eléctrico sirve para los usos que le dan las cofradías a estas embarcaciones”, añade. Hasta ahora, desde el Cetmar han podido comprobar que los pantalanes donde amarran “suelen tener una conexión de electricidad”, pero queda un largo trabajo en cuanto a, por ejemplo, la autonomía que necesitan este tipo de motores.

El proyecto, no obstante, no parte de cero. Según explica la coordinadora, Cetmar cuenta con la experiencia previa del proyecto Sealab, una iniciativa con la que desarrollaron un barco dron junto a Industrias Ferri, Imatia e Indrops. El objetivo final de la embarcación es la recogida de muestras de agua y otras mediciones a bordo, para lo que se testa también el uso de motores fueraborda eléctricos.

Con ello, Silencio aspira a evaluar su uso final en embarcaciones pesqueras de artes menores y auxiliares de 8 metros o menos, implicando de esta forma al sector en acciones de descarbonización de su actividad y la reducción de la contaminación acústica que generan. Para ello, Silencio cuenta con la participación de las cofradías de pescadores de Vigo, Portonovo, Baiona, Bueu, Cangas, Lira y Muros. “Tiene como ventajas ambientales la no emisión directa de aceites ni gases, incluidos los de efecto invernadero, y la minoración del ruido y la vibración”, apunta el Cetmar, dependiente de la Consellería do Mar.

Por otro lado, la iniciativa también busca mejorar el conocimiento existente sobre las principales fuentes de ruido marino en zonas con alta actividad pesquera. Así, se llevará a cabo la monitorización a través de una herramienta que permita diferenciar y caracterizar las fuentes naturales y antropogénicas del ruido, algo que “va a suponer un punto de inflexión en la accesibilidad y aplicabilidad a los datos y su repercusión en distintos sectores de la sociedad”. “Todo este proyecto se lleva a cabo en el marco de colaboración con otras comunidades autónomas, en donde hay observadores costeros similares a los que hay en Galicia”, apunta Silvia Torres.

Test del Cetmar con un motor fueraborda eléctrico. Cetmar

En lo relativo al ruido, el objetivo es “desarrollar sistemas de monitorización en tiempo real” que “se compartirán con las otras comunidades” participantes, esto es, Islas Baleares (a través del Sistema Observación Costero Islas Baleares, Socib), Cataluña (con la Universidad Politécnica de Cataluña, UPC) y Andalucía (con la Universidad de Cádiz, UCA).

Además del Cetmar, los pósitos y las universidades, en el proyecto también participan el Instituto Español de Oceanografía (IEO) y el Parque Nacional Marítimo-Terrestre das Illas Atlánticas de Galicia. Silencio se desarrolla en colaboración de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través del Programa Pleamar, cofinanciado por el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP).

Compartir el artículo

stats