Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Todo o nada para la flota en Mauritania

Barcos cefalopoderos amarrados en el puerto de Marín en una foto de archivo.

Barcos cefalopoderos amarrados en el puerto de Marín en una foto de archivo. Santos Álvarez

El acuerdo de pesca de la Unión Europea con Mauritania está en una encrucijada. Tras haber sido prorrogado en dos ocasiones, el 15 de noviembre expira el pacto actual y desde el sector pesquero gallego están preocupados. Sobre todo, porque a día de hoy las diferencias económicas entre lo que ofrece Bruselas y lo que demandan desde Nuakchot son insalvables. De fondo, está la flota, en especial los cefalopoderos de la asociación Anacef, un grupo de unidades que capturaban pulpo y otros cefalópodos en aguas del país africano hasta su expulsión en 2012. Casi diez años después, creen que existe una puerta abierta para retomar la pesquería y que una cuota, por pequeña que sea, podría ser incluida. Fuentes de Anacef creen que hay opciones y que solo falta un impulso por parte de los negociadores comunitarios.

El Consejo de Ministros de Pesca se reúne hoy por videoconferencia. En su agenda está, a petición de España, la situación de Mauritania y, en concreto, el desbloqueo de una partida presupuestaria mayor para poder cerrar un acuerdo. Según el sector, se trata de un “todo o nada”, ya que de no haber avances creen que en la próxima ronda de negociaciones, que será este mismo mes (los días 25 y 26), no se podrá cerrar un nuevo pacto.

Desde el sector critican que Bruselas ofrece “la mitad” de lo que se paga a Mauritania como contrapartida en el acuerdo vigente (62 millones de euros) y recuerdan que desde Nuakchot ya avisaron que no habría una tercera prórroga. El motivo de la baja “oferta”, es que parte de las cuotas de la flota marisquera y pelágica (no son barcos gallegos) ofrecidas por el país africano no se capturan, al igual que sucede con el calamar o el choco incluido en la categoría 2 bis (seis buques), la de los arrastreros congeladores gallegos.

Es precisamente esta flota, aglutinada en Anacef, la que reclama volver a poder capturar pulpo, bien sea dotando de cuota a la categoría que sigue existiendo para esta especie (la 8) o incluyendo la especie entre las que puede capturar la categoría 2 bis, modificando eso sí la zona de pesca habilitada. Fuentes de la asociación creen que existe una puerta abierta por parte de Mauritania, por lo que creen que la contrapartida se puede mantener o incrementar a través del pulpo, ganando ambas partes.

Por otro lado, está la flota gallega de fresco, compuesta por una decena de barcos que capturan principalmente merluza negra y palometa. En este caso, la principal demanda es que se comprometa un aumento de la cuota de merluza para cuando el stock mejore –a juicio de los científicos– y que se autorice a pescar el calamar que en la actualidad es descartado. Además de esto, el sector de fresco y congelado urge una serie de medidas de carácter técnico que agilicen y faciliten su trabajo en el caladero.

Compartir el artículo

stats