Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La naviera suspende la línea de contenedores de Gijón a Inglaterra

Containerships (Grupo CMA-CGM) abrió esta ruta en El Musel tras cancelarla en Bilbao por la huelga de la estiba en el puerto vasco

Contenedores apilados en el Muelle de la Osa, en El Musel, con el cerro de Santa Catalina al fondo. / JUAN PLAZA

Contenedores apilados en el Muelle de la Osa, en El Musel, con el cerro de Santa Catalina al fondo. / JUAN PLAZA

La línea de contenedores que desde el pasado 7 de agosto unía El Musel con el puerto inglés de Liverpool y el irlandés de Dublín, con una frecuencia semanal, quedó suspendida a mediados del pasado mes de diciembre por decisión de la naviera Containerships (grupo CMA-CGM), que ya había trasladado sus quejas a la dirección en España de APM Terminals (que gestiona la terminal de contenedores de Gijón) por el colapso de la terminal en el último trimestre del año y al considerar que no estaba recibiendo un servicio adecuado, como adelantó La Nueva España. La suspensión de la línea se produjo a las puertas del Brexit, efectivo desde el pasado día 1 de enero.

La llegada de Containerships amplió el radio de influencia (hinterland) del puerto gijonés, que dio servicio a empresas de Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla mediante conexiones ferroviarias. La naviera ya prestaba anteriormente el mismo servicio desde Bilbao, con varias salidas semanales y desde Ferrol, con una salida semanal que acabó fusionando con la de El Musel. El lío llegó a raíz de la huelga de la estiba en el puerto de Bilbao entre octubre y mediados de diciembre, ante lo que la naviera optó por desviar barcos a El Musel, que se convirtió en una de las alternativas al puerto vasco.

Sin embargo, la terminal no fue capaz de absorber el incremento de sus tráficos pese a los refuerzos en personal y medios, generándose largas colas en los accesos y extraviándose contenedores en sus instalaciones, lo que hizo que hubiera barcos que zarparon dejando en tierra hasta 150 contenedores.

Las quejas llegaron de las navieras, de los transportistas y de las empresas exportadoras e importadoras asturianas. Parte de los tráficos que en un primer momento se desviaron a El Musel con motivo de la huelga de Bilbao, acabaron por redirigirse al puerto de Pasajes, pese a que carece de terminal de contenedores, realizando la estiba y desestiba con grúas alquiladas. Paralelamente, el puerto de Santander, está poniendo en marcha una nueva terminal de contenedores.

Los transportistas asturianos ya habían advertido del riesgo de que el colapso de la terminal de contenedores de Gijón en el trimestre pasado acabara provocando una pérdida de líneas.

Reuniones determinantes

En el caso de la que conectaba El Musel con Reino Unido e Irlanda, su futuro dependerá de las conversaciones que mantendrá este mes la naviera con APM Terminals y que se producirán en un momento en el que también expira la tregua pactada entre los sindicatos de la estiba y la patronal estibadora del puerto de Bilbao, con el riesgo de que se reactive el conflicto y el consiguiente desvío de tráficos a otros puertos.

La terminal de contenedores ha mejorado su situación desde que concluyó la huelga en Bilbao, pero aún no ha recuperado la normalidad anterior al aluvión de mercancías que recibió durante ese conflicto.

Además del cese de la línea con Inglaterra e Irlanda, la situación generada en la terminal gijonesa en el último trimestre también podría tener consecuencias a largo plazo en el caso de que algunas de las empresas que tradicionalmente usaban El Musel para sus importaciones y exportaciones y que se vieron obligadas a mover sus mercancías por los de Valencia, Vigo o el norte de Portugal, decidieran mantener esos nuevos canales logísticos o buscar otros alternativos en lugar de retornar al puerto gijonés.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats