La borrasca Dora que ha dejado en Galicia fuertes vientos, mala mar y nieve, con precipitaciones de lluvia y granizo localmente fuertes y persistentes en la práctica totalidad del Cantábrico, ha motivado el amarre de la totalidad de la flota pesquera en el litoral de la Comunidad Autónoma. Al mismo tiempo, más de la mitad de la flota comunitaria gallega o propiedad de armadores gallegos que faena en aguas de Irlanda ha buscado refugio en la bahía de Bantry, al suroeste de la isla, a la espera de que el tiempo mejore. 

Entre los pesqueros se encuentran varios con base en el puerto de A Coruña, como el Miss Jacqueline Dosdesde el que se han filmado escenas que evidencian el mal estado de la mar. Otros barcos permanecen "a la capa", debido a que las autoridades irlandesas consideran que el puerto de Castletownbere es pequeño y. ante su poca capacidad invitan desde la Capitanía Marítima a que los barcos se trasladen a la bahía. En estas circunstancias se encuentran el Playa de Tuya, el Ferreira Martínez, el Radoche Tercero, el Vispón, el Nuevo Mugardos, el Brisan, el Ibardin, el Armaven Tres, el Candieira, el Lumian, el ya citado Miss Jacqueline Dos, el Rodríguez Parapar y el Manolo de Terín, entre otros.

Para la inmensa mayoría de los tripulantes de estos buques ha sido un caso insólito comprobar que durante la noche del viernes también nevaba en la mar.