Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Problemas en la investigación marina española

El IEO se arriesga a perder un millón de euros en ayudas comunitarias para el centro de Vigo

-Se trata de fondos Feder para la renovación de equipo científico que deben ejecutarse este año -El organismo busca una solución para que las tripulaciones de la flota puedan seguir trabajando

Los buques "Ángeles Alvariño" y "Ramón Margalef", amarrados ayer en el puerto de Vigo. // José Lores

Los buques "Ángeles Alvariño" y "Ramón Margalef", amarrados ayer en el puerto de Vigo. // José Lores

El Centro Oceanográfico de Vigo (IEO) puede perder más de un millón de euros de fondos europeos para renovar parte de su equipamiento científico si no se ejecuta este año, algo que los investigadores olívicos ven más que probable ante la crisis de gestión que vive el Instituto Español de Oceanografía (IEO). En concreto, la cantidad corresponde a cuatro subvenciones a cargo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) que el centro y sus trabajadores lograron para renovar equipos de diferentes departamentos y también de los dos buques amarrados en el puerto de Vigo, el Ángeles Alvariño y el Ramón Margalef. "La consecución de estas ayudas había sido una gran noticia, pero creemos que no se van a ejecutar", lamenta una de las investigadoras del centro. Y es que el IEO, cuyo director dimitió la semana pasada tras una década en el cargo, "está paralizado en la gestión de gastos" y está por ver si podrá ejecutar la inversión que le corresponde en estas ayudas para renovar los equipos. "Y aunque sea sangrante, esto, como lo del amarre de la flota, es solo un ejemplo de los problemas que hay", recuerda la investigadora.

En concreto, las ayudas correspondientes al centro de Vigo salen de del programa Estatal de Generación de conocimiento y Fortalecimiento Científico y Tecnológico del Sistema I+D+i (2017-2020). El pasado año se convocaron las ayudas para la adquisición de equipamiento científico-técnico, de las que el Feder subvencionaba en la mayoría de los caso un 80%. A estas subvenciones concurrían también otros organismos como el CSIC o universidades y solo el IEO logró más 2,82 millones de euros para diferentes proyectos en sus centros repartidos por toda la península.

En la resolución de estas ayudas figura que el centro olívico consiguió cuatro. Por un lado, 283.425,17 euros en equipos para el estudio de plásticos en el medio marino, cuya presencia en el agua genera una gran preocupación. Por otro, 300.080 euros para la compra de un "citómetro-microscopio de flujo para la caracterización automatizada de plancton in situ" y 120.318,53 euros para la instalación de un sistema completo de recirculación de agua de mar "para incubación, eclosión cultivo larvario". "Y sin embargo, todavía estamos sin iniciar la adjudicación de obras ni expedientes; te matas a trabajar para esto", apunta la investigadora.

La queja, recogida por la plataforma EnDefensaIEO, es extensible a otros centros. De hecho, entre los de Vigo y A Coruña se lograron 1,36 millones de euros de estas subvenciones, lo que supone un 45% del total. Pero es que además una de ellas, de 346.060 euros, está asignada a las instalaciones olívicas al corresponder a la modernización de las ecosondas multihaz de los buques con base en la ciudad olívica, el Ángeles Alvariño y el Ramón Margalef.

Amarres

Precisamente estos buques son los que ejemplifican mejor que nada la situación de parálisis administrativa en el IEO al estar amarrados ambos en el puerto de Vigo pese a tener que estar estos días realizando campañas en Canarias o en el Cantábrico. Con ellos, también están parados los cerca de 40 tripulantes de la zona que se encuentran a la espera de una solución. Y es que la flota se vio forzada a amarrar por un fallo burocrático en las licitaciones que los dejó sin víveres, combustibles y tripulaciones.

La dimisión de Eduardo Balguerías y el nombramiento de Rafael González-Quirós como interino trajo consigo la creación de un grupo de expertos que ayer arrancó en Madrid bajo la coordinación la investigadora Marina Albentosa. Sobre la mesa está tomar medidas urgentes para que la flota y los centros trabajen con normalidad.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats