Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El IEO inicia hoy su "transformación" con dos barcos parados de nuevo en el puerto de Vigo

"Debemos adecuar la gestión del instituto a los tiempos actuales", señala Marina Albentosa, la responsable del grupo impulsado por Duque

Imagen de la última campaña del "Ramón Margalef" en el Mediterráneo, este mes. // @BOATS_GIFT

Imagen de la última campaña del "Ramón Margalef" en el Mediterráneo, este mes. // @BOATS_GIFT

El Instituto Español de Oceanografía (IEO) precisa de un "diagnóstico y tratamiento" para salir de la profunda enfermedad en la que lleva sumida demasiado tiempo. Así lo interpreta Marina Albentosa, la responsable del grupo de expertos encargado de reflotar al organismo público tras la dimisión de su director durante la última década, Eduardo Balguerías, y tras la crisis de gestión que en última instancia ha obligado a la paralización de la flota investigadora.

"Pero la crisis no es solo el tema de los barcos, el problema es absolutamente todo", valora la investigadora del centro oceanográfico de Murcia, que cree que el IEO precisa de "una transformación completa". Hoy tendrá lugar la primera reunión de trabajo que servirá de punto de partida. Como telón de fondo, dos nuevos barcos parados, ambos amarrados en el puerto de Vigo: el Ángeles Alvariño y el Ramón Margalef.

Albentosa es también la presidenta de InvestOPI, una asociación profesional cuyos miembros son investigadores de organismos públicos de investigación (OPIs), como son el IEO, el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) o el Instituto Geológico y Minero de España (IGME). Como tal, recuerda que llevan años intentando cambiar la gestión y la forma de trabajar de diferentes organismos públicos, incluyendo el IEO, a través de la creación de un modelo único para todos.

Sin embargo, la investigadora explica que el IEO "es uno de los que está peor". "No tiene sentido que contratar para un proyecto suponga 2 meses en el CSIC y 14 en el IEO", ejemplifica, recordando que es necesario "un cambio de filosofía".

Y ese cambio, empieza hoy. La Secretaría General de Investigación convocó la primera reunión del grupo de trabajo pese a que todavía está sin formalizar. A ella acudirán el nuevo director en funciones del IEO, Rafael González-Quirós, el responsable de la Secretaría, Rafael Rodrigo, y Albentosa. "Allí se nos darán las directrices de lo que debemos hacer a partir de ahora; es un primer paso", apunta la investigadora.

El Ministerio de Ciencia e Innovación que lidera Pedro Duque anunció la semana pasada la dimisión de Balguerías y la creación de este grupo de expertos. Estará formado por científicos y gestores internos y externos para la "recuperación total" del IEO. "Debemos adecuar la gestión del instituto a los tiempos actuales", opina Albentosa, que recuerda que los problemas del organismo hoy "son los mismos que en los 90, solo que más grandes".

Amarre

AmarreEl cambio en la dirección y la intervención del Ministerio llegó después del polémico fallo burocrático que llevó al amarre de la flota del IEO por falta de víveres, tripulaciones y combustibles. Este último problema se solventó con una cesión de 96.000 litros por parte del CSIC, pero la situación de la tripulación, que en Vigo y su área afecta a 40 personas, no pudo ser solventada. Esto ha llevado a que tanto el Ángeles Alvariño como el Ramón Margalef vuelvan a estar amarrados en Vigo tras finalizar sus últimos estudios en el Cantábrico y el Mediterráneo, respectivamente.

Fuentes relacionadas con este conflicto explican que se está buscando una "solución temporal" hasta que el concurso que regula las tripulaciones sea publicado de nuevo.

Según los calendarios de trabajo previstos para este año, el Ángeles Alvariño realizando diversos trabajos, lugar en el que se mantendría también todo marzo y parte de abril. El Ramón Margalef, por su parte, debería partir mañana y en marzo tendrá que estar en Gijón.

Compartir el artículo

stats