Medio centenar de marineros retirados, agrupados en la asociación Long Hope, se concentraron ayer ante el consulado noruego en A Coruña para demandar el pago de sus pensiones al considerar que Noruega "los estafó" tras una vida de trabajo en el país.