Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin combustible no hay marea

El "Ángeles Alvariño" amarró ayer antes de lo previsto -El problema afecta al combustible, víveres y tripulaciones - Hay 40 tripulantes de Remolcanosa afectados en el área viguesa

El "ÁngelesBorgWarner Alvariño", ayer tras su amarre en el puerto de Vigo. // Alba Villar

El "ÁngelesBorgWarner Alvariño", ayer tras su amarre en el puerto de Vigo. // Alba Villar

Un error administrativo del Instituto Español de Oceanografía (IEO) frena las labores de investigación de la flota al verse obligadas a amarrar. Desde el IEO enviaron una comunicación alertando de la situación y los buques están obligados a parar hasta que se resuelva. De hecho, ayer el Ángeles Alvariño amarró en Vigo poco antes de las 14.00 horas pese a que hoy debería estar en Las Palmas para iniciar una nueva campaña científica. El director del ente, Eduardo Balguerías, explicó que "la resolución de expediente", que tiene que ver con el combustible, los víveres y las tripulantes, "se ha prolongado más de lo previsto". En la zona de Vigo hay unos 40 tripulantes afectados, todos ellos de Remolcanosa, cuyo futuro a estas alturas es incierto.

La noticia fue adelantada ayer por El Confidencial y confirmada por fuentes del sector afectadas en la zona olívica. En sus declaraciones al medio digital, Balguerías concretó que el expediente protagonista de la problemática "no ha sido resuelto a tiempo", por lo que han optado por una "vía de urgencia" que podría tardar hasta tres meses.

La situación obliga al IEO a reprogramar los calendarios de investigaciones de sus barcos, siempre colapsados. Según su página web, el organismo cuenta con cuatro barcos, a los que habría que sumar el Mytilus, traspasado recientemente desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Vigo, el Instituto de Investigacións Mariñas.

Los dos barcos más grandes (con base en Vigo) son el Ramón Margalef y Ángeles Alvariño, construidos entre 2011 y 2012 en el astillero del Grupo Armón en la Ría de Vigo. El primero de ellos se encuentra en estos momentos en plena campaña en el Mediterráneo, investigando las islas Columbretes. El segundo amarró ayer en Vigo cuando según su calendario de investigaciones se supone que debería estas en Canarias para un proyecto que se alargaría hasta el día 18 de este mes, previo a otra investigación desde Tenerife. Las otras dos unidades son la Lura, una pequeña embarcación de 14,3 metros que está ahora mismo en el astillero, y el Francisco de Paula Navarro, cuya última posición satelital lo ubica en Palma de Mallorca.

Reacciones

La circular remitida por el IEO sentó como un jarro de agua fría a los investigadores y las tripulaciones viguesas embarcadas en estos barcos. Ya en 2018 los biólogos y científicos del organismo denunciaron la deriva del IEO con una gran repercursión mediática, "pero nada ha cambiado", lamentó ayer a través de las redes sociales un investigador del centro de Vigo. "La dirección del IEO no ha estado a la altura. Esto no puede seguir así", añadió mencionando al ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque.

Otro de los investigadores apuntaba que en lo que respecta al centro vigués los estudios "se iniciarán a finales de mes sin ningún problema", ya que emplearán para ello alguno de los buques de la Secretaría General de Pesca.

Desde este periódico se intento contactar con la directora del Centro Oceanográfico de Vigo, Victoria Besada, pero rechazó hacer declaración alguna al respecto. De igual forma el director del IEO, Eduardo Balguerías, no respondió al cierre de esta edición a las preguntas enviadas.

Las tripulaciones

Por otro lado, las tripulaciones afectadas de Remolcanosa temen estar meses parados y enfrentarse a un ERE en las próxima fechas. Los contratos vigentes del IEO vencen el 29 de febrero y si se cumplen las previsiones de la circular, estarán al menos dos meses en el dique seco. Hay prevista una reunión para la semana (convocada por los sindicatos) para ver qué medidas se pueden tomar.

Compartir el artículo

stats