Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

I+D en el sector marítimo

Una firma viguesa, a la caza de basura marina en aguas de Hawai

Las boyas de Marine Instruments sirven para geolocalizar los restos

Sobre estas líneas, un técnico con la boya de la empresa camino del helicóptero. A la izquierda, un ejemplo de la basura que llega a acumularse . // Nathan Eagle / Civil Beat / NOOA

La empresa viguesa Marine Instruments, especializada en desarrollar y producir tecnología aplicada a la pesca y acuicultura, está ayudando con sus boyas inteligentes a la localización y recogida de la basura marina en aguas de Hawai, en pleno Pacífico. La asociación ecologista Love the Sea, en colaboración con la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOOA, en sus siglas en inglés), ha realizado un rescate de restos utilizando una boya fabricada en la factoría del polígono de Porto do Molle (Nigrán). Gracias a su sistema de localización la boya permite fijar las masas de restos que se encuentran en la superficie, sobre todo artes de pesca abandonadas que atrapan a animales, se enredan en hélices de barcos, rompen arrecifes de coral o acaban en zonas de difícil acceso.

Según explican desde la NOOA, las islas hawaianas se encuentran en una zona "propensa a acumular basura marina" y se presentan "como una amenaza" para diferentes especies que habitan en la zona, como son las focas monje hawaianas (en peligro de extinción), las ballenas jorobadas o las tortugas verdes. El problema llevó a que la administración crease un programa específico centrado en estos restos que acaban en el mar, para lo que trabaja con agencias locales para su recogida como Love the Sea.

Desde 2017 la NOOA emplea las boyas de Marine Instruments para marcar los cadáveres de ballenas que se localizan en el mar para así favorecer su posterior autopsia, algo que obliga la ley. "Se empezó en Florida y ahora ya están por todo el país", explica Greg Hammann, director de Desarrollo Estratégico de Negocios de la firma viguesa.

Para el caso de Hawai, Love the Sea solicitó a NOOA una boya para evitar que unos restos compuestos por redes de pesca extraviadas acabasen en una reserva marina. Así, emplearon un helicóptero para desplazarse hasta el lugar en el que se encontraba la masa de basura y colocaron la boya a través de una cuerda para que trasmitiese su posición vía GPS. Con el dispositivo ya fijado, un barco pudo acudir a recoger el material. "Fue un caso puntual, pero ahora seguirán usándolo siempre que sea necesario", indica Greg Hammann.

El proyecto en el Pacífico no es el primero que desarrolla la firma en materia de recogida de basura marina, ya que también participaron en la iniciativa Ocean Clean-up. En este caso sus boyas marcan la posición por satélite de barreras flotantes que recogen los desechos para que el barco los recoja. Ambas iniciativas suponen un "orgullo" para Marine Instruments al tratarse de "una contribución tan sustancial y necesaria para limpiar nuestros océanos".

Compartir el artículo

stats