18 de diciembre de 2019
18.12.2019

España logra estabilidad en cuotas de aguas ibéricas, pero no evita el recorte de merluza en Gran Sol

"Es muy buen resultado para España", afirma el ministro de Pesca

18.12.2019 | 07:39
El ministro, durante la negociación // FdV

Los ministros de Pesca de la Unión Europea (UE) lograron cerrar hoy un acuerdo sobre las cuotas pesqueras para 2020, tras una larga negociación en la que España consiguió suavizar los recortes sobre especies prioritarias para la flota nacional, como la merluza del sur y el jurel al sur de Fisterra, aunque la flota gallega vuelve con un duro recorte del 20% en la merluza de Gran Sol, clave para la comunidad.

"El acuerdo es muy buen resultado para España, para el conjunto de nuestro sector pesquero y está en línea con la Política Pesquera Común", dijo al término de la reunión el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, Luis Planas.

El pacto, alcanzado por unanimidad una vez superado el bloqueo realizado por Francia, reduce finalmente el recorte para la merluza de aguas ibéricas del 20% al 5,5% mientras que el jurel entre Fisterra y Cádiz (zona IXa) pasa de una bajada del 50% a un aumento del 24%, sobre la base de los últimos datos científicos. Esta es la mejor noticia para la flota gallega, ya que de inicio se proponía una bajada del 50 % que ha acabado en incremento.

En el lado negativo se sitúa la merluza del Gran Sol, para la que se planteaba un descenso del 20% y así quedó, igual que el jurel del Cantábrico, que se podrá capturar en una cantidad un 40 % inferior a este año.

Por otra parte, y tal y como se había acordado con Islas Feroe y Noruega, aumentó un 41% la cuota de la caballa en el Cantábrico y el gallo y rape quedaron en niveles similares al año anterior, según Planas.

Sobre la cigala del Cantábrico, el ministro indicó que la Comisión Europea y España quedaron en seguir trabajando para la eventual reapertura de la pesca, una demanda muy importante de Galicia.



Uno de los principales escollos de la negociación fueron las cuotas de bacalao y las medidas técnicas en aguas del mar Céltico, que prolongaron la reunión, que había comenzado el lunes, hasta las 06:00 hora local (05:00 GMT) del miércoles. Los Totales Admisibles de Capturas (TAC) y cuotas acordadas comenzarán a aplicarse a partir del próximo 1 de enero.

Las posibilidades pesqueras respaldadas hoy cubren las reservas gestionadas solo por la UE y aquellas que se explotan en cooperación con terceros países, como Noruega, a través de organizaciones regionales pesquera.

Consellería do Mar

Por otro lado, desde la Xunta celebraron los resultados obtenidos en Bruselas. La conselleira do Mar, Rosa Quintana, ha destacado que "al final" se consiguieron "muy buenas cosas" para la flota gallega en una negociación "muy complicada". "Mantuvimos el barco a flote", ha valorado en declaraciones a la prensa este miércoles en Bruselas, tras "partir de una postura inicial de tiro a la línea de flotación".

En este sentido, subraya como "lógico" que aumenten las posibilidades de pesca del jurel en la zona IXa --al sur de Fisterra-, tal y como "decían los científicos". Lo considera "un tema importante", ya que se partía de una propuesta de recorte del 48%.

Respecto al jurel en aguas ibéricas, Quintana ha remarcado en la IXa se hizo caso a lo que "decían los científicos", mientras que en la VIIIc ha reconocido que la especie "no estaba bien", por lo que son "consecuentes" con el recorte del 41% finalmente fijado, si bien considera "muy buena noticia" que "se consiguió una flexibilidad del 80%" para poder traer jurel de otras zonas como Francia, "y que la gente del Cantábrico no lo pase mal".

En lo tocante a la merluza sur, considera que "no es mal resultado para la situación de la que se partía" que haya una bajada del 5,5%.

Sin embargo, reconoce "la deficiencia" en los resultados de la merluza del Gran Sol, con una disminución del 20,6%, en una especie que tiene "impacto" en la comunidad gallega, pero "no se pudo conseguir" más con los datos había. Aún así, llama a "ver cómo evoluciona este año" y "qué pasa el año que viene".

La pesquería de cigala en el Cantábrico seguirá cerrada en 2020, por lo que suma así cuatro años de veda. Con todo, la Comisión Europea y España se han comprometido a seguir trabajando, a través del Instituto Español de Oceanografía (IEO), para solicitar cuando sea posible y según los datos que se vayan obteniendo, la revisión de la situación de la cigala del Cantábrico.

"Podemos tener buenas noticias también, ya que valoraron muy positivamente los datos que le aportaron desde el Consello Galego de Pesca", se muestra optimista Quintana sobre la cigala de cara al futuro.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook