Han pasado siete días desde que el quimiquero Blue Star encallase en la costa de As Mirandas, en Ares. Y allí sigue. Primero fueron las inclemencias meteorológicas y ahora los preparativos del vaciado de los carburantes -gasóleo y fuel- los que han propiciado que una semana después todo parezca seguir igual. En el área del siniestro no es así. Ayer mismo se hizo un simulacro para el vaciado de los tanques, pero con agua. Todo marchó bien pero las pocas horas de luz impidieron que el ensayo se tornase real. Se espera que hoy, y ya van cinco aplazamientos, se complete la retirada del carburante "si no surgen imprevistos".

Quienes mostraron su desesperación con los acontecimientos fueron las cerca de 200 personas que acudieron a la concentración de la plataforma Nunca Máis que renació anoche en Ares para pedir "información pública, transparente y detallada" sobre el siniestro.