31 de agosto de 2019
31.08.2019
Balance de actividad

Los bivalvos sostienen la producción acuícola gallega ante la caída del pescado

Galicia cultivó 289.772 toneladas de diferentes especies durante 2018 por las que se facturaron 215 millones de euros -El mejillón y el rodaballo, los más destacados

31.08.2019 | 01:33
Trabajos de recogida de mejillón en un parque de cultivo de la ría de Arousa. // Iñaki Abella

La acuicultura es una actividad que crece cada año y en 2018 su evolución siguió esa línea ascendente en Galicia. Durante el pasado año se cultivaron en la comunidad 289.772 toneladas de diferentes especies (algas, varios bivalvos, cefalópodos, gasterópodos y diversos pescados), una cifra que supera en un 4% la registrada en 2017: 278.980 toneladas. Esta subida en la producción acuícola viene motivada por el aumento de los bivalvos (un 4,26%), mientras que el segundo grupo más relevante, el de pescados, redujo casi un 8% la cantidad cultivada, al caer de las 9.171 toneladas a las 8.475 del anterior ejercicio.

En el apartado económico también se registró un incremento de la facturación generada por la comercialización del producto acuícola, concretamente del 3,5%. A lo largo del pasado año los ingresos rozaron los 215 millones de euros, mientras que en 2017 la cifra fue de 207,6 millones de euros, según los datos publicados en la Plataforma Tecnolóxica da Pesca, dependiente de la Consellería do Mar.

El grupo que aporta más tanto a la cantidad como a la facturación es el de los bivalvos (281.293 toneladas por 149 millones de euros), que incluye nueve grupos de especies que van desde las almejas japónica, fina o babosa, al berberecho, al mejillón o a las ostras plana y rizada. El producto acuícola más cultivado en Galicia es el mejillón, que representa el 96% del total. Durante el pasado ejercicio se cultivaron 278.936 toneladas de esta especie, un 4,4% más que en 2017 cuando la producción fue de 266.917 toneladas. Los ingresos en 2018 ascendieron a 128,5 millones de euros por los 121,9 millones del anterior curso, un 5,4% más.

Los diversos tipos de pescado que se crían en acuicultura (lenguado, lenguado de pintas, besugo, rodaballo y salmón) redujeron su presencia casi un 8% ya que el pasado año se cultivaron 8.475 toneladas por las 9.171 de 2017. La cantidad de rodaballo, el principal recurso de este grupo, descendió también un 8%. A lo largo de 2018 se produjeron 7.965 toneladas por las 8.616 que se cultivaron en el anterior ejercicio. El lenguado también disminuyó hasta los 41 kilos, cuando en 2017 se habían obtenido 324 toneladas, una caída del 99%. Mientras, el salmón acuícola desapareció del mercado ya que a lo largo del 2018 no hubo producción de la especie en Galicia.

Dentro el grupo de los gasterópodos aparece el abalón -también conocido como oreja de mar-, un recurso que alcanza un gran precio por el valor gastronómico que tiene lejos de las fronteras gallegas: en Asia. El pasado año el cultivo de esta especie se vio incrementado, ya que se triplicó el recurso producido en 2017: 2,6 toneladas de abalón por los 757 kilos de hace dos años. La facturación que generó la venta de este recurso ascendió a 183.659 euros por los 63.937 euros del 2017, una diferencia del 187%.

El cultivo de las algas también se vio incrementado, ya que pasó de los 100 kilos de hace dos años a los 411 de 2018 gracias a la producción de algas pardas (376 kilos), que no se había dado en 2017.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook