09 de agosto de 2019
09.08.2019

La anchoa aparece en aguas gallegas y se suma al jurel como alternativa para el cerco

Los cerqueros capturaron estos días 'bocareu', aunque la especie "tiene poco recorrido" -La cantidad de xurelo capturada es la mayor desde 2010

09.08.2019 | 02:27

El cerco gallego, que lleva sin poder pescar sardina casi un mes, encadena varios días pescando anchoa -bocareu- en aguas gallegas, lo que alivia la presión sobre la "única" especie de la que los cerqueros tienen posibilidades de pesca: el jurel. "Hace dos días que apareció anchoa en la zona norte. Hoy -por ayer- se pescó más bocareu que jurel", señala el representante de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga), Andrés García.

El portavoz de la asociación apunta que saben que estas capturas "tienen poco recorrido", ya que la cuota es "escasa". Además, la segunda campaña de la anchoa ya se inició a principios de julio, por lo que Acerga desconoce el consumo que se hizo de la cuota disponible a partir del segundo semestre del año -la flota tiene cerca de 2.000 toneladas de la especie para capturar en la zona VIIIc-. "Desde que se abrió su pesca en julio los barcos llevan capturando la especie en el Cantábrico", apunta García.

Los cerqueros no pueden salir a por sardina desde el 16 de julio, por lo que la única especie segura que tienen para seguir faenando hasta finales de año es el jurel. "Nuestra pesquería principal y única del cerco gallego sigue siendo el jurel. No hay otra. Y menos mal que tenemos este recurso", lamenta el representante de Acerga. Los datos provisionales de la Plataforma Tecnolóxica da Pesca (dependiente de la Consellería do Mar) confirman que la flota gallega pescó en lo que va de año 15.351 toneladas de la especie, un 31% más que el año pasado (11.698 toneladas). Hay que retroceder hasta el 2010 para encontrar un año en el que se capturara más: 16.720 toneladas.

El cerco gallego tampoco conoce la cantidad de la cuota de xurelo que ya se consumió, por lo que sí hay un temor a que cierre la pesquería antes de final de año. "No sabemos la cantidad restante que falta por capturar, pero si cierra los barcos tendrán que amarrar y la gente se irá al paro. Sería la ruina, tanto para el sector pesquero como para el comercializador porque también vive del jurel", manifiesta García.

La aparición del cabalón fue un espejismo, ya que ahora los pesqueros poco encuentran en aguas gallegas. "En la parte sur estuvieron pescando xarda pintada durante un mes y algo, aunque aquí al norte ya no llegó", concreta García. En lo que va de año, las lonjas gallegas subastaron 6.426 toneladas de este recurso por las 13.239 del pasado año, un 51,5% menos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook