Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Modernización de los medios de rescate marítimo

Salvamento renueva este año un helicóptero en Galicia y al menos siete barcos de su flota

Busca "reforzar la respuesta" en la comunidad -Asigna la construcción de dos lanchas a Vanguard Marine y dos embarcaciones a Armón -Diseña "un remolcador de gran porte"

Salvamento renueva este año un helicóptero en Galicia y al menos siete barcos de su flota

Salvamento renueva este año un helicóptero en Galicia y al menos siete barcos de su flota

La Sociedad de Salvamento y Seguridad Marítima (Sasemar) se ha fijado un ambicioso proyecto de renovación de sus medios aéreos y flota para este año. En su plan de acción para 2019, la agencia dependiente del Ministerio de Fomento planea la incorporación de un helicóptero nuevo para operar en Galicia, que sustituirá a una unidad antigua y con el que busca "reforzar la respuesta" en la comunidad, así como la actualización tecnológica del buque Don Inda, con base en Cee (A Coruña). Junto a ello, también se prevé la construcción de al menos seis embarcaciones para distintos puntos del país, además del diseño de una séptima cuya fabricación estará "sujeta a disponibilidad presupuestaria". Por el momento, Salvamento ha adjudicado cinco contratos: cuatro para construcción por valor de 4,4 millones de euros y otra en concepto de diseño por 119.000 euros.

El plan anual de objetivos fija en su primer apartado la "renovación de medios", con la que desde Sasemar se prevé una "mejora de la eficacia y eficiencia de la flota". En el caso del helicóptero, solo apunta que quiere "mejorar la operatividad" en Galicia a través de la "incorporación de un helicóptero de gran porte nuevo que sustituya otro al final de su vida útil". No especifica la base de operaciones a la que se incorporará (Santiago o A Coruña), plazos o modelo y a cierre de esta edición no había respuesta a las preguntas formuladas a Salvamento desde FARO.

Lo que sí está más clara es la situación en cuanto al Don Inda. Salvamento dotará al remolcador "gallego" de "capacidades técnicas en materia de posicionamiento dinámico y utilización de robots submarinos no tripulados", como ya tiene el Clara Campoamor.

Además de estas medidas, Salvamento también busca explorar el mundo de los aviones no tripulados, algo que ya hace desde febrero de la mano de la Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA), y apuesta por "adecuar la organización en cuanto a recursos humanos y materiales" para "adaptar la capacidad de respuesta a las emergencias de pateras".

Adjudicaciones

Además, Sasemar también ha licitado y adjudicado la construcción de cuatro embarcaciones. Por un lado, Auxiliar Naval del Principado (de Grupo Armón) fue elegida en febrero de este año para fabricar dos embarcaciones de intervención rápida por valor de 4,2 millones de euros. Se trata de dos de las cuatro salvamares de entre 19 y 22 metros de eslora que serán renovadas y que supondrán una inversión total de 12 millones.

Por otro lado, este mismo mes se adjudicó a la firma Vanguard Marine (situada en Vila Nova de Cerveira, Portugal) la fabricación de dos embarcaciones semirrígidas de 7,5 metros. El valor del contrato asciende a 204.250 euros.

El séptimo barco en discordia es el de mayor porte y, por el momento, está en fase de diseño también desde este mes. La madrileña Seaplace se adjudicó el contrato de "servicio de ingeniería y consultoría naval para la elaboración de un proyecto conceptual de construcción de un buque de salvamento" por 119.000 euros. El barco, de unos 80 metros de eslora, es un "remolcador de gran capacidad" que "sustituirá a unidades de elevada antigüedad". Al concurso se presentaron las principales ingenierías del país, incluida una UTE (unión temporal de empresas) formada por las viguesas F. Carceller, VicusDT e Hijos de J. Barreras.

La licitación para la construcción de este buque podría ser publicada este mismo año, aunque desde Sasemar apuntan a que dependerá de la "disponibilidad presupuestaria".

Compartir el artículo

stats