La veda del centollo y del buey de mar en la parte litoral que va desde A Guarda hasta cabo Corrubedo y de cabo Corrubedo hasta cabo Estaca de Bares (provincias de Pontevedra y A Coruña) comenzó en la madrugada de sábado y se prolongará hasta el próximo 10 de noviembre. Por su parte, en la zona comprendida entre cabo Estaca de Bares hasta el río Eo, incluyendo la ría del Barqueiro, la veda comenzará el 28 de junio y se prolongará hasta el próximo 1 de diciembre.

El crustáceo rey generó cerca de cinco millones de euros en las lonjas, con unas 500 toneladas. Con la llegada de la sardina de San Juan la centolla dice hasta pronto. Pero lo hace dejando un buen sabor de boca, ya que los resultados en las lonjas gallegas confirman la recuperación de la especie que había empezado a apreciarse en la campaña anterior. Y eso a pesar de la presión ejercida por los furtivos. Del balance total, casi 324 toneladas y cerca de tres millones de euros corresponden a los dos últimos meses de 2018. Es, tradicionalmente, el periodo de mayores ventas, ya que influyen tanto el tirón propio del inicio de una nueva temporada de pesca como las fiestas navideñas. Las buenas cifras se asemejan mucho a las obtenidas en la campaña anterior, entre noviembre de 2017 y mediados de junio de 2018. Pero desde luego están muy por encima de los registros de campañas anteriores, ya que la 2016-2017 se quedó en 265 toneladas y 3,5 millones de euros.

En cuanto al buey de mar se subastaron en los centros de primera venta de Galicia más de 20 toneladas de esta especie, por un importe que superó los 184.000 euros.