17 de junio de 2019
17.06.2019
El mayor caladero de la flota gallega

Frenazo al "megapuerto" chino en Uruguay

- La firma desiste de levantar su base de 28 hectáreas en Punta Yeguas, cerca de Montevideo - El Gobierno ofrece un terreno alternativo para un proyecto que asistiría a 500 buques asiáticos

17.06.2019 | 02:01
Frenazo al "megapuerto" chino en Uruguay

La pesquera china que pretendía construir un megapuerto en Uruguay para asistir a la flota que compite en el Atlántico suroeste con los buques gallegos ha decidido no llevar a cabo el proyecto. Pese a que ya se habían asegurado un terreno de 28 hectáreas en Punta Yeguas (un área a menos de 10 kilómetros al oeste de Montevideo) y a que la zona de influencia del puerto de Montevideo fue ampliada hasta allí para impulsar la obra, Shandong Baoma Fishery Group reveló la semana pasada que la inversión de 250 millones de dólares (unos 222 millones de euros al cambio actual) no se va a realizar. Al menos, por el momento. Y es que el gerente de la firma en el país, Julio López, explicó al mismo tiempo que el Ministerio de Transporte y Obras Públicas les ofreció un terreno alternativo, en Punta Sayago (más cercana a la capital uruguaya). "No tenemos nada en absoluto; ha sido un ofrecimiento sin formalizar", explicó.

El gerente de Shandong Baoma Fishery Group habló para el medio local El País, en el que aseguró que "el proyecto en Punta Yeguas no se va a realizar" debido a que "el Municipio de Montevideo declaró el área zona rural natural y no es apta para puertos".

En la entrevista López hizo hincapié en que el nuevo ofrecimiento por parte del Gobierno uruguayo de Tabaré Vázquez carece de las explicaciones necesarias. "Ni la extensión del área, ni en qué lugar preciso se ubicaría, ni cuanto frente de costa ni otros datos valiosos", avisó. "Así que de aquel primitivo proyecto no tenemos nada", insistió.


Haz click para ampliar el gráfico

Sobre este último punto, el regidor del Municipio A de Montevideo (uno de los ocho distritos en los que se divide la capital), Gabriel Otero, confirmó a otro medio del país que Punta Sayago figura como una de las opciones de futuro para el megapuerto chino. En declaraciones a Radio Uruguay, Otero recordó que para que el proyecto se llevase adelante en Punta Yeguas había que recalificar el suelo. "Las reglas son bien claras, estamos interesados en que hayan inversiones pero no a cualquier costo", insistió el alcalde de Municipio A, que engloba tanto a Punta Sayago como a Punta Yeguas.

Lo que sí tienen claro desde Shandong Baoma Fishery Group es que no va a llevar a cabo el proyecto inicial, que incluía un muelle de 800 metros, un astillero de reparación, una factoría de transformación de pescado, otra de harina, una más de hielo, un depósito de combustible de 20.000 toneladas, un campo de estiba para contenedores, edificio de oficinas y habitaciones para la plantilla.

Ahora, la firma china tendrá que ver las opciones que ofrece el terreno de Punta Sayago, un cabo situado a menos de 8 kilómetros en línea recta del puerto de la capital uruguaya y que ya cuenta con otras instalaciones (el Puerto Logístico Punta Sayago), no como Punta Yeguas.

Por otro lado, Julio López se mostró molesto en la entrevista con la polémica creada en torno al puerto. Así, aseguró que parte de las críticas son "fantasías sin fundamento", empezando porque el puerto atendería a "pesqueros de cualquier país" y que estaría principalmente enfocado al "mantenimiento, sea de casco, máquinas, equipos de pesca, cámara frigorífica, cabos y para provisiones".

El puerto se encontró con oposición en Uruguay desde que se hizo pública la inversión. ONGs como Oceanosanos criticaron fuertemente el proyecto por la pesca irregular de la flota asiática en la llamada milla 201 -es decir, en el límite marítimo de Argentina- y en el entorno de Malvinas. De hecho, el periódico El País publicó un informe el pasado noviembre que recogía que desde 2013 el puerto de Montevideo había recibido una media de un cadáver al mes procedente de la flota asiática que faena en el Cono Sur: 53 muertos en 52 meses.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook