14 de junio de 2019
14.06.2019
Una especie clave en Galicia

El cerco gallego acuerda por mayoría limitar sus capturas de jurel durante todo el año

Establecen un tope de 750 kilos por tripulante y día para los 150 buques que forman la flota -La escasez de sardina, anchoa y caballa motiva la decisión: "Es lo que nos queda"

14.06.2019 | 02:05
Marineros del cerco preparando las redes antes del salir del Puerto de Vigo en marzo. // Ricardo Grobas

La flota del cerco gallego, formada por 150 unidades, ha decidido establecer un tope para las capturas de jurel durante todo el año. Tras una reunión celebrada ayer en la sede de la Federación Galega de Confrarías, los patrones mayores decidieron por mayoría limitar la pesca a 750 kilos por tripulante y día. Pese a que el acuerdo no fue unánime, la medida afectará a todo este segmento, ya que ante la escasez de otras especies el jurel se convierte en el principal objetivo del sector, sobre todo a partir del verano, cuando se espera que se la sardina entre en veda.

Al encuentro en Milladoiro acudieron los patrones mayores de las cofradías que cuentan entre sus filas con asociados de la flota de cerco. Durante la votación se acordó esta medida, que tiene como principal objetivo preservar el cupo disponible y, de igual forma, el caladero en sí. "Es la especie que nos queda para ahora y para el futuro", señalaba ayer uno de los patrones que acudieron al encuentro. Junto a ello el límite de 750 kilos por tripulante enrolado y día también servirá para mantener un nivel de precios aceptable al no inundar el mercado con la especie.

Y es que el jurel es desde hace años el principal recurso de la flota. El plan de gestión de la sardina acordado por España y Portugal ha reducido las posibilidades de pesca a su mínimo histórico (con solo 10.800 toneladas para toda España y Portugal), lo que se suma a la escasez de caballa por la multa por sobrepesca de 2009 y a las dificultades para capturar anchoa (en la zona al sur de Fisterra la flota gallega solo tiene un 1,14% de la cuota total y se ven obligados a comprar cupo a Andalucía).

A todo ello desde el sector también recuerdan que el otrora salvavidas del cerco, el cabalón, ha desaparecido. Tras irrumpir con una fuerza inusitada en 2017 (con más de 53.000 toneladas descargadas) sus capturas han ido decayendo. El año pasado cayeron un 56,5% y en lo que va de 2019 han vuelvo a reducirse otro tanto (53,6%).

En lo que va de año la flota gallega descargó 7.100 toneladas de jurel, según la Plataforma Tecnolóxica da Pesca. Las capturas fueron realizadas tanto por el cerco como por el arrastre y alcanzaron un valor de 7,8 millones de euros.

Sardina

Por otro lado, la flota ya está saliendo a faenar con la sardina entre ceja y ceja. Las festividades, como San Antonio en Portugal o San Juan la próxima semana, están avivando al sector al aumentar los precios. Sin embargo, esperan que en las próximas semana suban todavía más. "La especie se está pescando de norte a sur", comentan fuentes de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga).

Mientras, desde el sector del xeito continúan peleando por conseguir más cuota de sardina de cara al verano. Las negociaciones para una cesión de 20 toneladas por parte del cerco siguen en marcha, pero la dificultad radica en que al ser un cupo compartido van a necesitar del visto bueno de la flota de todo el Cantábrico Noroeste. El sector consumió casi la mitad de las 65 toneladas de las que dispone y teme no llegar a mediados de julio, tal y como avanzó FARO a principios de este mes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook