Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pesca de litoral en Galicia

Bruselas abre la puerta a repetir el plan de la sardina al no incluirla en el sistema de cuotas

El sector da por "perdida" la pesquería si se repiten las 4.000 toneladas de tope de este año

Venta de sardina el pasado verano por San Juan. // Bernabé / Javier Lalín

Venta de sardina el pasado verano por San Juan. // Bernabé / Javier Lalín

La pesquería de sardina ibérica es la que más quebraderos de cabeza provoca a la flota de litoral gallega. Desde el xeito hasta el cerco, entienden que su presencia es lo suficientemente abundante en la costa como para que la captura se mantenga estable año tras año. Sin embargo, los científicos dicen lo contrario y alertan de una situación "crítica" de la biomasa, que necesitaría de una veda para mejorar su salud. Entre los puntos de vista de unos y otros, los gobiernos de España y Portugal se afanan en convencer a la Comisión Europea con un plan de gestión que permita una sostenibilidad de la pesca y, al mismo tiempo, una recuperación de la pesquería. Por el momento, los ministros pesqueros de ambos países ya han conseguido dar un paso de gigante: Bruselas no incluirá a la especie entre las que están sometidas al sistema de totales admisible de capturas (TACs) y cuotas, lo que deja un mayor margen de maniobra y abre la puerta a repetir el plan desarrollado para este año.

En la reunión del Consejo de Ministros de Pesca de la Unión Europea que tuvo lugar a principios de esta semana, la delegación española pudo comprobar como tanto la sardina como la lubina no entrará en el sistema de TACs y cuotas. Según pudo saber FARO, el "tema se tocó" en la reunión con la Comisión Europea y la opción, un año más, estaba encima de la mesa. El ministro de Pesca español, Luis Planas, y su homóloga portuguesa, Ana Paula Vitorino, lograron convencer de que su plan de gestión es viable para recuperar la especie.

Por el momento, las últimas informaciones disponibles sobre la elaboración del plan para 2019 es que las administraciones pesqueras de ambos países están a la espera de un nuevo informe científico para perfilarlo definitivamente. Para este año la idea inicial era que la pesquería transcurriese entre mayo y octubre con un tope de 14.600 toneladas para ambos países, siendo un 35% para España. Finalmente las cantidades se redujeron y en el reparto dentro de España las flotas de cerco y xeito del Cantábrico Noroeste dispusieron de cerca de 4.000 toneladas para todo el año.

Pese a que las toneladas disponibles para la flota gallega no son las deseadas por los armadores, lo cierto es que "es mejor eso que nada", como apuntan desde la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga). Sin embargo, desde el sector entienden que las restricciones han relegado a una de sus especies más importantes a la cola de sus objetivos. Y es que en los últimos cinco años -incluyendo el actual- la sardina ha alcanzado un valor total de ventas en las lonjas de la comunidad de 7 millones de euros, muy lejos de los 15 que rozaron en los años 2010 o 2011. En 2018 las escasas 4.000 toneladas que había disponibles para todo el Cantábrico Noroeste supusieron que los puntos de primera venta de Galicia lograsen 4,8 millones de euros al vender solo 2.480 toneladas, récords negativos en la serie que refleja la Plataforma Tecnolóxica da Pesca pese a haber alcanzado uno de los precios medios más altos que se recuerdan, con 1,91 euros el kilo.

Recurso

Por otro lado, desde el xeito están a la espera de saber qué va a pasar con el recurso que fue admitido por la Audiencia Nacional contra el reparto de cuotas de sardina. Del total disponible para España, esta flota artesanal solo disponía el 2,57%, además de que solo los barcos que hubiesen faenado este recurso en los tres ejercicios anteriores (2015, 2016 y 2017) podrían participar en la pesquería. Todo ello fue entendido por el xeito como "arbitrario" y ahora habrá que ver qué decide la Justicia. "Han excluido del reparto a la gente que no agotó el recurso y se dedicó a otras artes durante esos tres años. Los han premiado así", decía entonces el abogado de las cofradías demandantes (Cambados, A Illa, A Pobra y Rianxo), Alberto Muñoz.

Compartir el artículo

stats