Aseguran en Cambados que Manuel Serén Pérez era uno de los mejores patrones de pesca de Galicia. Se inició en el oficio como muchos otros hombres de su generación siendo todavía un adolescente. Y ya nunca lo abandonó. El primer barco en el que trabajó fue el "Lema", pero pronto daría el salto al cerco, lo que le obligó a curtirse en mares abiertos y a menudo hostiles. Su pericia era tal que cuando el "Playa de Portonovo" cambió de dueños y de nombre, los nuevos armadores le mantuvieron al frente de la embarcación.

La vida de Serén y de quienes le rodearon estuvo siempre vinculada al mar, hasta el extremo de que su mujer vende pescado en la plaza de abastos de Cambados, y uno de sus hijos es también marinero. Éste último es una persona activa en la cofradía, y de hecho se presentó en la lista electoral con la que Ruperto Costa ganó este año las elecciones en el pósito.

También la viuda es una persona socialmente comprometida, y fue en la lista de Somos Cambados en las elecciones municipales de 2015. El otro hijo de Serén es un reputado cocinero en Asturias, donde ha destacado en certámenes gastronómicos convocados por la red de Paradores de Turismo.

Manuel Serén Pérez también era conocido por participar en las peñas de la Festa do Albariño, el principal evento anual que se celebra en Cambados. Así, era integrante de la "NBA, Nunca Bebas Auga", formada por numerosos vecinos de la localidad que, año tras año, hacían lo posible por coger unos días de vacaciones o de descanso en la primera semana de agosto y poder de ese modo disfrutar de la fiesta.

Según el testimonio que algunos supervivientes hicieron al llegar a tierra, Manuel Serén fue el último en abandonar la embarcación, quizás en un intento desesperado de mantener el gobierno de la misma o de ayudar a sus compañeros a ponerse a salvo.