27 de noviembre de 2018
27.11.2018
Una actividad en auge

El precio del erizo de mar sube un 13% en Galicia y alcanza su máximo histórico

Las lonjas gallegas subastan el equinodermo a 6,6 euros el kilo - El sector explica este aumento del valor de la especie por la mejora en su calidad y el aumento de demanda

27.11.2018 | 02:34
Un grupo de pescadores descarga erizo de mar en la costa gallega. // M.M.

El valor del erizo de mar no hace más que crecer en los centros de primera venta de Galicia tras los intentos de las cofradías y de la Consellería do Mar de convertirlo en una especie de interés comercial a través de planes específicos de explotación. A falta de un mes y unos días para cerrar el ejercicio, las lonjas gallegas ya subastaron 551 toneladas del equinodermo por un importe de 3,62 millones de euros, por lo que todo parece indicar que va a marcar uno de los mejores resultados económicos desde 2001 -primer año de la serie de datos de la Consellería de Mar-. Esta situación se puede dar porque el kilo de la especie se vende a 6,6 euros, un 13,2% más caro que en 2017 (cuando costaba 5,83 euros), la cotización más alta registrada hasta la fecha en Galicia.

Las lonjas de la comunidad subastaron 551 toneladas del equinodermo, un 12,56% menos que en el mismo periodo del año pasado, cuando se comercializaron 630 toneladas. Los ingresos en lo que va de 2018 se cifran en 3,62 millones de euros por los 3,67 millones del año anterior, un descenso de apenas un 1,41%, según los datos provisionales recogidos en la Plataforma Tecnolóxica da Pesca, dependiente de la Consellería do Mar. A pesar de la caída en la cantidad de erizo de mar que llegó a los puertos gallegos, la facturación es similar gracias al precio medio que alcanzó en lonja: 6,6 euros el kilo por los 5,83 euros que marcó en 2017.

El sector explica este crecimiento del valor del equinodermo por la mejora en la calidad del producto y por su mayor demanda. "

La cotización media del erizo de mar se cuadriplicó en los últimos 17 años, ya que entre 2001(1,42 euros) y 2006 estuvo por debajo de los dos euros el kilo. Con el tiempo, su precio aumentó a medida que la demanda también se hacía mayor, por lo que entre 2007 y 2012 su valor en primera venta oscilaba entre los dos y los tres euros el kilo. Ya en 2013 se pagó a una media de 3,07 euros, en 2014 alcanzó los 3,31 euros, en 2015 rondó los cuatro euros el kilo y en 2016 llegó a los 4,64 euros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook