01 de noviembre de 2018
01.11.2018
Inversión para custodiar el mar de Galicia

La Xunta renovará en 2019 una patrullera de altura y prevé construir otra en madera

- Devolverá la "Paio Gómez Chariño" al Ministerio de Pesca y encargará otra para Gardacostas - El barco tradicional relanzará la "carpintería de ribeira" - Rodman avanza con dos unidades

01.11.2018 | 02:00
Recreación de la patrullera que fabrica Rodman. // FdV

El Servizo de Gardacostas de Galicia contará el próximo año con dos embarcaciones nuevas para sus labores de vigilancia que están en construcción en el astillero Rodman Polyships. A ellas se sumarán dos más de características similares cuyo pliego se conocerá en breve y una tercera que la Xunta ha anunciado dentro de una partida específica en los presupuestos para 2019. Se trata de una patrullera de gran altura de unos 30 metros de eslora. Esto supone que en 2019 la Consellería do Mar habrá encargado o licitado cinco de las ocho embarcaciones de Gardacostas que planea renovar hasta 2020 y que sumará otra embarcación en propiedad al devolver al Ministerio de Pesca la Paio Gómez Chariño, cedida desde 2004.

Según explicaron a FARO fuentes del departamento que dirige Rosa Quintana, una parte de los 4 millones de euros dedicados a esta materia servirán para pagar uno de los plazos correspondientes al barco de mayor porte, ya que se trata de un proyecto plurianual. El grueso de la partida estará destinado tanto a pagar una de las dos patrulleras que ahora construye Rodman como para las dos siguientes de características similares.

El propio subdirector Xeral de Gardacostas, Lino Sexto, informó en una entrevista concedida a este medio que el objetivo es que los barcos "no tengan más de 15 años", con lo que sustituyendo la Paio Gómez Chariño cumplirán con esa premisa. Fue construido en 2003 por parte de Rodman Polyships (de su conocido modelo Rodman 101) en poliéster y tiene 30 metros de eslora por seis de manga. Según Mar, la inversión total en este barco será "importante" y el motivo es que la embarcación a la que dará reemplazo "da cada vez más problemas" al estar "obsoleta". Desde la Consellería tienen la idea de devolver el barco al Ministerio de Agricultura y Pesca y pasar a disponer de otra en propiedad que se sumará a las nueve patrulleras, tres embarcaciones semirrígidas, siete planeadoras y dos buques multipropósito, más grandes ( Irmáns García Nodal y Sebastián de Ocampo).

Por otro lado, las mismas fuentes indicaron que los dos barcos que construye el astillero de Moaña se encuentra en la actualidad al 50%. Tienen 17 metros de eslora -en base al modelo Rodman 56, cuyo resultado final acompaña a esta noticia- y sustituirán a las patrulleras Peña Trevinca y Xistral. En este caso el pliego recogía una inversión de 1,8 millones.

Barco tradicional

La Xunta ha iniciado esta ola de renovaciones para reforzar su lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (IUU, en inglés) y el furtivismo, una actividad muy presente en la comunidad gallega. A estas construcciones se sumará en el futuro una embarcación de vigilancia realizada en madera.

Desde Mar informaron que este proyecto (todavía en una fase muy inicial) pasa por emplear materiales tradicionales para así "dar trabajo a las carpinterías de ribeira".

Por le momento esta iniciativa no está presupuestada para 2019, ya que todavía tienen que "ver exactamente en qué parte encajaría del Servizo de Gardacostas". Lo que sí se sabe es que será de menor porte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook