Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coste del cefalópodo rey

Las capturas de pulpo se recuperan en Galicia, pero los precios continúan altos

En lo que va de campaña el kilo es 1,5 euros de media más caro que en 2017 -A estas alturas se pescaron 200 toneladas más -La industria aprovecha también las buenas capturas de Aveiro

Un pescador con un pulpo en A Illa de Arousa. // Noé Parga

El sector pulpeiro gallego tiene claro que el año pasado fue una desgracia en cuanto a capturas, pero que los precios al final compensaron la escasez. Este año, por el momento, la situación ha mejorado: hay más capturas y el precio medio es ahora 1,5 euros el kilo más alto que en los cuatro primeros meses de la campaña de 2017. "Aún así no son tan altos como querríamos, pero no hay queja al respecto", reconoce José Manuel Rosas, patrón mayor de la cofradía de Bueu, especializada en el recurso en Galicia. De este alza en las capturas se está aprovechando también la industria, que acude a las lonjas con la esperanza de que no se repita la situación de escasez del año pasado y que regresa con las manos llenas. "En nuestro caso estamos congelando unas 10 ó 15 toneladas por semana", explica Giuseppe Mellino, de Congelados Maravilla.

En concreto, las lonjas de la comunidad gallega recibieron hasta la fecha casi 800.000 kilos de pulpo, lo que supone 200 toneladas más que en el mismo período de la pasada campaña, que empieza a principios de julio. "Para nosotros esto está dentro de la normalidad. El año pasado fue malo, pero es que van por ciclos", recuerda Rosas. En total, las capturas de pulpo alcanzaron un valor de 7,98 millones de euros gracias a que el precio medio en estos casi cuatro primeros meses de la campaña alcanzó los 10 euros, según los datos que maneja la Consellería do Mar en la Plataforma Tecnolóxica da Pesca.

El patrón mayor de Bueu recuerda que "el pulpo es uno de los animales menos estudiados y a día de hoy no hay quien sea capaz de determinar por qué a veces hay más o menos". Por este motivo, entiende que "no se puede ser alarmista" cuando se da una situación de escasez como la del año pasado. Por otro lado, insiste también que se trata de "una especie que tiene una presión bastante alta", ya que "hay mucha gente que se dedica a la actividad". "Hay que ir mimándolo, porque en Bueu si falta sería una catástrofe. Tenemos que ser serios y cuidar el recurso", sentencia.

La industria de la zona que tiene al pulpo como una de sus principales productos también ha acogido con alegría el alza en las capturas. Mercedes González, de la firma Rosa de los Vientos (Marín) compró ayer 7.000 kilos en las lonjas de la zona a un precio entre los 7 y los 12 euros el kilo. La cantidad de va directa para congelar, ya que las ventas bajan al pasar el verano. "En las últimas semanas ha bajado el precio respecto al año pasado, pero creo que aún lo hará más", comentó. Según su experiencia, el pulpo gallego es ahora "algo pequeño", sobre todo "por la época del año".

Por su parte, Giuseppe Mellino coincide con González que en las últimas fechas el precio bajó y también está aprovechando para hacer stock congelando el producto. Además, avista otra realidad que beneficia a las empresas gallegas. Y es que tan solo 175 kilómetros al sur, en Aveiro (Portugal), "hay una pesca de nasa muy fuerte", donde abunda el producto. En el caso de Congelados Maravilla, además, explotan el pulpo gallego gracias a su marca tradicional Benito Alonso.

Ampliación

Por otro lado, el frigorífico Rosa de los Vientos continúa a la espera de conocer la ampliación de la concesión en el Puerto de Marín para llevar a cabo el aumento de superficie en sus instalaciones. La intención de la obra es la de ganar capacidad productiva y supondrá la inversión de más de un millón de euros, tal y como publicó FARO durante la última edición de la Feria Internacional de Productos del Mar Congelados (Conxemar).

Compartir el artículo

stats