03 de octubre de 2018
03.10.2018

Conxemar se consagra ya como segunda feria mundial y aspira a quitar el "trono" a Bruselas

► Rinde tributo a los impulsores de la primera edición, de 1999 ► Las principales compañías exhiben el fruto de su esfuerzo inversor, de más de 200 millones en los últimos tres años

03.10.2018 | 02:17
Caballero, Feijóo y Planas posan con una caja de langostinos // R. Grobas

Hace veinte años Pescanova no había alumbrado su primer langostino de cría -ahora bien, tenía un plan para las contingencias del efecto 2000-, Iberconsa acariciaba la mayoría de edad y Fandicosta no había soplado ni tres velas. Ya estaban Pescapuerta y Pereira, pero el mercado exterior se centraba en los volúmenes y no en el valor añadido. Un dato: se exportaban la mitad de toneladas (313.000) que a día de hoy, pero el volumen de negocio no llegaba ni a la tercera parte (726 millones) de los registros de 2017. Y así, con el gigante chino pescando ya doce veces las capturas anuales de toda la flota española, un grupo de empresarios de Vigo decidió organizar una feria de productos pesqueros centrado en el congelado y de carácter anual, al margen de la desaparecida World Fishing Exhibition. Nació en 1999 con 86 expositores de nueve países; aquel embrión abrió ayer las puertas de su vigésima edición con más de 740 empresas de medio centenar de nacionalidades. Se llama Conxemar y ha conseguido ya la "aspiración" de alcanzar la feria de pesca norteamericana, la Seafood Expo North America (antes International Boston Seafood Show). "Algún día conseguiremos llegar a Bruselas", vaticinó el presidente de la asociación, José Luis Freire, durante la ceremonia de inauguración.

El reto es mayúsculo, pero es la progresión de la cita de Vigo la que da alas al sueño. Sobre todo por el empuje de citas como la de China (Qingdao) y porque solo el mercado americano supera los 325 millones de habitantes, frente a los 46,5 de España, que cuenta además con un ecosistema empresarial minifundista que ha atravesado -al contrario que el del conjunto de la UE, el americano o el chino- por una doble recesión en la última década. "Nuestras expectativas se han visto superadas", admitió Freire en una ceremonia que sirvió de reconocimiento a los precursores de la feria. En la primera edición pasaron por el recinto ferial de Cotogrande 5.800 personas; el objetivo de esta semana es rebasar los 31.370 del año pasado. Teniendo en cuenta que se ha alcanzado el récord histórico de expositores, y a la vista del ambiente que vivió ayer el Ifevi, parece hecho. "La ampliación que pedimos durante tanto tiempo beneficia a Vigo", ahondó Freire, que agradeció la colaboración del Ejecutivo local y el autonómico.

Para el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, será la "mejor feria" de los últimos veinte años, que generará un retorno económico en la ciudad superior a los diez millones de euros. En esta edición, aunque sí permanece la presión sobre la consolidación con adquisiciones y la progresiva entrada de fondos, sobresale la cristalización de la apuesta inversora de la industria. En el último trienio las principales compañías han invertido más de 200 millones de euros en operaciones corporativas, ampliación de capacidad o mejora de los procesos productivos, un esfuerzo que resulta evidente en los stands. La compra de Pesquera Santa Cruz por parte de Iberconsa y la apuesta por la marca Nós, la construcción del Argos Cíes de Grupo Pereira, la apuesta -siempre marquista- de Nueva Pescanova por un símbolo como Rodolfo Langostino, la reorganización de Pescapuerta con el impulso a Elmar, la plena resurrección de Fandicosta... Todo está presente en esta edición; el sector está recogiendo la siembra. Incluso con un paso atrás de históricos empresarios de la industria en favor de equipos directivos más profesionalizados y enfocados en la comercialización.

"Conxemar es la historia de un éxito inenarrable", valoró el regidor vigués, Abel Caballero, que enfatizó el "respeto al mar" de un sector capaz de "trazar relaciones entre países en un contexto de paz". "Es el evento sectorial del año en Galicia", agregó el presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet. Recordó Feijóo que Vigo -como ha destacado siempre FARO- cuenta con la mayor densidad de industrias transformadoras de pescado de toda la Eurozona, y que en el área de influencia de la ciudad figuran nueve de las diez mayores compañías a nivel nacional: Nueva Pescanova, Iberconsa, Grupo Profand, Pescapuerta, Pereira, Mascato, Pernas y Atunlo, Fandicosta y Marfrío. "Vigo -concluyó el máximo mandatario gallego- se está conformando como la cara del sector pesquero en Europa".

En la ceremonia de inauguración participó también el director de la División de Política y Recursos Pesqueros y Acuícolas de la FAO, Manuel Barange -hizo autocrítica con el aumento de la población desnutrida en el mundo, que supera ya los 800 millones de personas-, y el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas. Este último rompió la racha de ausencias de su antecesora en el cargo, Isabel García Tejerina, que no participó en las puestas de largo de las últimas ediciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook