12 de agosto de 2018
12.08.2018

Una firma gallega, investigada por una trama que vendía atún congelado como fresco

12.08.2018 | 03:31
Imagen del decomiso. // FdV

La Guardia Civil incautó 45 toneladas de atún congelado en A Pobra do Caramiñal y en las provincias de Alicante, Murcia y Barcelona. La operación Atunali contra el fraude en el comercio de atún congelado se salda por el momento con cuatro personas investigadas como presuntos autores de un delito contra la salud pública, fraude a los consumidores y falsedad documental. Se enfrentan a penas de uno a cuatro años de prisión y a posibles sanciones administrativas.

La operación se inició en enero, cuando la Guardia Civil inmovilizó 10 toneladas de atún por no disponer de la trazabilidad necesaria para su comercialización. El Seprona determinó que los barcos utilizados no disponían de un sistema de congelado por inmersión en salmuera adaptado a la nueva legislación, que obliga a que el pescado sea congelado a temperaturas inferiores a -18ºC. Varias distribuidoras compraban este atún a un precio muy por debajo del valor para capturas frescas. El Seprona averiguó que, tras descongelar el atún, la carne era procesada con aditivos en cantidades muy superiores a las recomendadas para que tuviese el mismo aspecto que el fresco. Así, este pescado destinado a conserva, cuyo valor no llega a los tres euros por kilo, se vendía como fresco por hasta 14 euros el kilo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine