14 de julio de 2018
14.07.2018
Dictamen del CIEM

Los científicos recomiendan rebajar a cero las capturas de sardina para el año 2019

Aluden a la falta de peces adultos para apostar por la prohibición total -La pesquería en Galicia está cerrada hasta agosto -150 buques del cerco gallegos dependen de la especie

14.07.2018 | 02:17
Pescantina en la plaza de Cambados con cajas de sardina y jurel. // Noé Parga

La pesca de sardina debería reducirse a "cero" en 2019 en España y Portugal por la gran disminución de existencias que ha habido en los últimos años, advierte un informe publicado ayer por el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM). El estudio apunta a la falta de biomasa (peces adultos) como principal argumento para la prohibición de su captura, ya que la cifra actual es de menos de 0,4 millones de toneladas, inferior a la mitad del límite biológico de seguridad y que ha ido retrocediendo de forma continua desde 2006. Además, la cantidad de nuevos peces en edad reproductiva fue en 2017 de menos de 5.000 millones de toneladas, la cifra más baja en más de una década.

La prohibición de la pesca en 2019 llevaría, según cálculos de los técnicos, a un aumento del 9,8% en la población de sardinas adultas, un factor clave para asegurar la reproducción de la especie y garantizar existencias en las costas ibéricas. La Secretaría General de Pesca decretó el pasado día 10 el cierre de la pesquería en el caladero Cantábrico Noroeste. La decisión afectó a los 150 buques de cerco de la comunidad gallega -no así al xeito- tras el agotamiento del cupo previsto entre el pasado 1 de mayo y el 31 de este mes, con lo que la especie no podrá capturarse al menos en las próximas dos semanas. Eso sí, esta parada podría alargarse hasta el próximo año. De ello dependerá que tanto España como Portugal, así como la Comisión Europea, aprueben una segunda tanda de capturas este mismo año que tendría lugar entre agosto y septiembre.

Para ello se basarán precisamente en la recomendación de los científicos, que tras el análisis de la especie esta primavera habían destacado inicialmente una leve mejoría dentro de su crítica situación. La flota gallega del cerco ha pedido que se anuncie cuanto antes esta segunda tanda, ya que ahora mismo se quedan "en la estacada" ante la falta de otras especies objetivo. España y Portugal acordaron a comienzos de este año un plan de gestión que estipulaba una dos campañas de tres meses entre mayo y octubre con un tope de 14.600 toneladas que en el reparto con el país vecino y con la flota del Golfo de Cádiz dejaba solo 2.860 al sector de Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco.

El Gobierno de Portugal lidia contra la escasez de la sardina desde que el CIEM emitiera en octubre pasado un informe en el que recomendaba suspender la pesca de esa especie en aguas ibéricas del Atlántico, ya que sus existencias se encuentran en niveles muy bajos. El Ejecutivo de Lisboa implantó entonces la prohibición total de capturas, manutención a bordo y descarga de sardina durante los cuatro primeros meses de 2018 para "garantizar" la sostenibilidad ambiental, económica y social de la pesca portuguesa a largo plazo.

Este año, los pescadores portugueses tienen un límite de capturas fijado en 9.709 toneladas. Portugal, considerado el mayor consumidor de pescado por habitante de la Unión Europea y el tercero a nivel mundial, tiene la sardina como uno de los productos más emblemáticos dentro de su gastronomía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook