La secretaría general de Pesca salió ayer al paso de las acusaciones de la Asociación Nacional de Armadores de Buques Atuneros Congeladores (Anabac) y mediante un comunicado atribuye a esta misma asociación el incumplimiento del "pacto de caballeros" que ha obligado al cierre de las pesquerías del atún rabil ( yellowfin) del Océano Índico.

El departamento capitaneado por Alberto López-Asenjo justifica la decisión de cerrar esta pesquería por la modalidad de pesca olímpica a partir del próximo 5 de noviembre por "las estimaciones de consumo que apuntan a un posible agotamiento de la cuota para esas fechas". Esta situación se produce por el, a su juicio, incumplimiento de la vía paralela que se había propuesto con el sector para tratar de esquivar la toma de esta drástica decisión que, finalmente, se ha visto obligada a tomar para cumplir "con los compromisos como Estado miembro de la Unión Europea".

El comunicado se produce como respuesta a la acusación de los armadores de atuneros, que el pasado viernes criticaba a la secretaría general de Pescan de no haber "puesto, de una forma irresponsable e insostenible, medio alguno para evitar la pesca incontrolada".

Autogestión

Según la secretaría general de Pesca, sí se habrían puesto medidas en marcha conforme se acercaba la posibilidad de ver agotada la cuota asignada para la pesca de atún en el Índico. "Dicho acuerdo entre caballeros facilitaba una autogestión responsable de la cuota y tristemente parece no haber sido cumplido por las partes", critica el organismo en el comunicado. Además, se excusa a la hora de justificar el repentino cierre de esquerías con un mes de antelación y señala que "en ngún momento la Secretaría General de Pesca actuó de forma arbitraria ni ocultó el agotamiento de la cuota", algo que, a su juicio, corrobora el propio comunicado de Anabac.

Otro de los puntos que aborda el comunicado es el tema de los plazos. Según el departamento liderado por López-Asenjo, el cierre se anuncia con "un mes de antelación para facilitar la adaptación de las empresas a su cumplimiento y se anuncia no sin antes mantener una reunión con todo el sector durante cuatro días".