17 de septiembre de 2013
17.09.2013

Las capturas de sardina en el Cantábrico caen en picado y rozan los 14 euros el kilo

Los comercializadores traen el producto de Galicia, Portugal y el Mediterráneo, pero aún así no llegan a cubrir ni el 10 por ciento de la mercancía necesaria

17.09.2013 | 07:33

Las sardinas han desaparecido del Cantábrico; ni los más veteranos recuerdan un verano de escasez como este, en el que las capturas de una de las especies típicas de la temporada estival brillaron por su ausencia. Las pescaderías, ante esta situación, se tienen que abastecer con producto procedente de Portugal, Galicia y el Mediterráneo, pero aún así no cubren ni el 10 por ciento de la mercancía que necesitarían, según explican los comercializadores afectados.

"Estamos intentando sobrevivir a duras penas.Desde finales de mayo hasta ahora hemos conseguido pescar sólo 4.000 kilos de sardina, y eso una sola embarcación; el resto, nada. Nunca había pasado esto, aunque ya el año pasado había sido muy flojo", aseguró ayer Rafael Rodríguez, armador y presidente del colectivo de cerqueros asturianos, que cuenta con ocho embarcaciones. Rodríguez aseguró que la escasez de sardinas se está dando en todo el Cantábrico.

¿Las razones? Algunos apuntan a la veda de la pesca de la xarda (caballa) como uno de los factores clave, pero también pueden influir, según el colectivo, la sobrepesca, las corrientes o los malos reclutamientos. "Creo que el tema de la prohibición de la pesca de caballa ha hecho mucho daño. Una forma de mantener el ecosistema es sacando a la caballa del mar, ya que esta es una especie muy voraz y se come las larvas de otros pescados", explicó un comprador. No obstante, Rafael Rodríguez aseguró que actualmente apenas hay xardas en la zona: "Nosotros tenemos permiso para pescar 400 kilos a la semana y no estamos cubriendo el cupo. Así que no podemos saber a qué se puede deber lo que está ocurriendo con la sardina".

Los comercializadores, para abastecer el mercado este verano, han tenido que importar sardinas de tamaño grande desde el sur de España, Portugal o Galicia, aunque también en la comunidad vecina los cerqueros están teniendo dificultades para llenar las redes. La sardina pequeña, como siempre, llega de la zona del Mediterráneo. El problema, al haber poca, es que el precio "se ha disparado", explican los vendedores.En ciertos momentos del verano el precio de la sardina en las pescaderías rozó los 14 euros y de media apenas baja de 10 euros, al nivel de la merluza, por ejemplo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook