09 de febrero de 2013
09.02.2013

Doce países estudian el impacto y las soluciones contra los parásitos en la pesca

Vigo lidera el estudio y albergará el primer biobanco marino que se crea en el mundo

09.02.2013 | 01:00
El coordinador, Santiago Pascual, con Rosa Fernández. // De Arcos

Un "biobanco" con muestras marinas que por primera vez se creará en el mundo, siguiendo un modelo ya ampliamente experimentado en el ámbito de la salud pero nunca antes centrado específicamente al medio marino. Esa novedosa iniciativa, el "Ocean Bank" tendrá su sede en Vigo, como adelantó este diario, y constituye uno de los hitos a conseguir en los tres años que se prolongará el ambicioso proyecto Parasite, ayer fue presentado oficialmente en Vigo y que persigue conocer el impacto de los parásitos -anisakis, en su práctica totalidad- que afectan a las poblaciones de peces de valor comercial en la UE. Pero no solo a los que captura la flota comunitaria sino también los que llegan de los principales países asiáticos que exportan su producción pesquera a la UE, es decir, China, Filipinas y Vietnam.

Parasite, financiado -4 millones de euros- por el competitivo VII programa Marco de Investigación de la UE, está liderado desde el Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo (del CSIC) por los investigadores Santiago Pascual y Angel González y es también el proyecto de mayor envergadura que tiene en marcha el propio CSIC.

En él participan un total de 21 socios -centros de investigación- de 12 países, además de empresas del propio sector pesquero o de tecnología relacionada con él.

Y, según ayer explicó Santiago Pascual, además del conocimiento real del impacto de estos parásitos que afectan y restan valor a los productos de la pesca está la validación de herramientas para su mitigación e inactivación, habida cuenta de que su erradicación no es posible.

Es por ello que el investigador destacó la singularidad y vocación de aplicación al propio sector de los resultados de tan ambiciosa investigación.

El estudio, indicó, surgió de las "alarmas sociales" que se produjeron ante la presencia de parásitos, por lo que la UE decididó conocer su dimesión real y buscar herramientas para su control y eliminación.

En lo concreto, por ejemplo, avanzaron que se realizarán muestreos de 10 especies piscícolas en todas las zonas de pesca de la UE pero también se muestrearán los productos importados de los países socios de un proyecto que arrancó oficialmente el pasado jueves en Vigo -Instituto de Investigaciones Marinas y Cetmar- con la puesta en marcha de los distintos grupos de trabajo internacionales encargados de llevarlo a cabo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas