Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Último viaje al mundo de espías de John Le Carré

“Proyecto Silverview” es el brillante final a la carrera de uno de los grandes narradores de nuestro tiempo, una novela que terminó años antes de su muerte pero a la que dejó reposar en un cajón y que ahora llega a nuestras librerías

John Le Carré.

"Tengo una historia que contaros. Es toda de espías”. Esa es una de las muchas frases memorables con las que John Le Carré (1931-2020) construyó El topo (1974), una de sus muchas obras maestras y quizá la más popular junto con El espía que surgió del frío (1963), con la que se convirtió en uno de los autores más populares de nuestro tiempo. Y quizá esa frase pudiera servir de lema al que ha sido no solo un gran maestro de las novelas de espionaje, sino también uno de los grandes narradores de la literatura anglosajona reciente. Ahora, tras su muerte el 12 de diciembre de 2020, nos llega la que es su novela póstuma, la muy brillante Proyecto Silverview (Planeta, 2022).

Nick Cornwell, hijo menor de Le Carré, explica en el epílogo de Proyecto Silverview las vicisitudes por las que ha pasado esta novela, que aunque terminada en 2013 ha permanecido en un cajón hasta que los editores le solicitaron permiso para publicarla tras la muerte de su padre; y de paso, también le pidieron que le echara un buen ojo por si había que rematarla, algo que el joven Cornwell niega haber hecho. ¿Acaso se trata de una mala novela? Para nada.

Secretos y traiciones

Casi todos los elementos habituales en las novelas de John Le Carré reaparecen en esta obra póstuma. Así, tenemos a un joven protagonista, tan inocente y heroico como pueda serlo un tiburón de la City que se retira para quizá redimirse dirigiendo una pequeña y coqueta librería –no le falta su dosis de dolor y decepción paterna, casi una marca de agua en la obra de Le Carré–. El encuentro casual con un antiguo amigo de su padre le pone en contacto con los secretos y traiciones del mundo del espionaje, en medio de una familia rota por los secretos, algo que el autor de El espejo de los espías sabe narrar mejor que nadie.

  • John le Carré: "En el mundo hay demasiados bloques"

Le Carré siempre, desde sus primerísimas novelas, ha sido crítico al tiempo que respetuoso con los Servicios Secretos de Su Majestad, pero al igual que en casi toda su narrativa desde La chica del tambor (1983), Proyecto Silverview es también una obra política e idealista. Aquí el pacifismo parece estar por encima de cualquier lealtad. Y esto sí es algo propio de esta última obra: Proyecto Silverview es romántica, un canto al amor, quizá lo único que merece estar por encima no solo de las lealtades sino también del idealismo.

Personajes memorables

Para la lista de personajes memorables que han poblado las novelas de Le Carré, Proyecto Silverview nos lega a Edward Avon, uno de esos hombres rotos que buscan la salvación en el espionaje pero solo encuentran más confusión, dolor y una intrincada red de mentiras en la que perderse. Avon es uno de los mayores idealistas en la obra de Le Carré. “¿Quién eres tú, Edward, tú, qué has sido tantas personas y has pretendido ser unas cuantas más? ¿Con quién nos encontraremos una vez retiradas todas las capas de disfraces? ¿O acaso no eres más que la suma de tu disfraces?”. Quien se hace esas preguntas es Proctor, un implacable cazador de traidores, una persona tan entregada a su causa que no entiende “la idea misma de una pasión devoradora”, y “más aún que esa pasión rigiera la vida de una persona”. Sí, otro personaje interesante de la novela.

  • JOHN LE CARRÉ, Proyecto Silverview, Planeta, 2022, 304 páginas

Muchos de sus lectores más aviesos estaban convencidos de que la carrera literaria de Le Carré debía haber llegado a su final con la caída del Muro de Berlín. Para ellos, el escritor británico solo era un fabulador de la Guerra Fría, el ideador de intercambios de espías y apenas otro jugador más de las partidas de ajedrez estratégicas de la Distensión. Pero nunca fue así. Le Carré no tuvo que reciclarse, porque él siempre fue mucho más que todo eso. Siempre le interesaron más las personas que espiaban que el espionaje o lo que espiaran. Y si va a destacar Proyecto Silverview en el conjunto de su carrera no será solo por ser su última novela; esta es la obra en la que el que también fuera espía, algunos años entre el MI5 y el MI6, desvela el coste humano del espionaje.

No hay más John le Carré. 'Proyecto Silverview' es una despedida, y sabe a despedida

decoration

Quizá Un hombre decente (2019) fue una aportación más original a su canon, y por ello se pueda entender que esa durísima y acertada crítica al Brexit hundiera en el cajón a Proyecto Silverview. Del mismo modo, El legado de los espías (2017), la despedida que Le Carré quiso dedicar a Smiley y a toda la vieja pandilla, también dejó atrás a esta novela que ha terminado siendo póstuma. Pero eso no significa que debamos desdeñar lo que aquí se nos presenta: una intriga de espionaje tejida de forma cruzada con amor, lealtad, idealismo y traición, pérdida y esperanza.

No hay más John le Carré. Proyecto Silverview es una despedida, y sabe a despedida. Entre los muchos logros de David John Moore Cornwell estuvo el sobrevivir a la sombra de su padre, un estafador encantador que le sumió en el desamparo, superar la servidumbre del espionaje gracias a la literatura y crear una larga serie de novelas magistrales que son casi un género propio mucho más allá del espionaje. Más allá del triste fulgor de El espía que surgió del frío o la consistencia narrativa de la trilogía que forman El topo, El honorable colegial y La gente de Smiley, Le Carré construyó un mundo propio con vasos comunicantes y obsesiones compartidas entre todas sus novelas y relatos. Con su muerte perdimos a uno de los autores clave de nuestro tiempo, y poder decirle adiós con este epílogo ha sido un regalo para sus lectores. Bien jugado. Gracias por todo.

Compartir el artículo

stats