Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ecos de Umberto Eco

Un volumen de reciente publicación, “La memoria vegetal”, recopila artículos, conferencias y textos poco conocidos del célebre novelista y semiólogo italiano

El escritor y semiólogo Umberto Eco. FdV

Si en el mundo contemporáneo de la cultura ha habido un defensor a ultranza de los libros y de todo lo que representa su entorno cultural es el semiólogo (y también excelente novelista) Umberto Eco. Aunque su muerte, de la que ya se han cumplido cinco años, fue una gran pérdida para el mundo de la cultura, su obra sigue vigente y sus libros serán ya para siempre fuentes indispensables de saber y conocimiento. Un volumen de reciente publicación, “La memoria vegetal” (Lumen) recopila una serie de artículos, conferencias y textos poco conocidos de Umberto Eco, dedicados todos ellos al mundo de los libros y a sus diversas manifestaciones. Hay aquí brillantes reflexiones sobre la bibliofilia y la bibliomanía, y sus diferencias con el coleccionismo. También aproximaciones eruditas a las ilustraciones miniadas, a los libros antiguos y al mercado que generan los viejos ejemplares más buscados, algunos de los cuales el autor se siente orgulloso de poseer. Y a las bibliotecas, “organismos vivos con vida autónoma”.

'La abundancia de información puede generar la absoluta ignorancia', sostenía el autor

decoration

El título “La memoria vegetal” indica la etapa en la que el libro superó los soportes minerales (tablillas de barro, piedra) para sustituirlos por el papiro, el pergamino, las telas y la pasta de madera, todas ellas de origen vegetal (curiosamente ahora se ha vuelto al soporte mineral con el silicio como componente principal de ordenadores, tabletas y móviles). Umberto Eco asegura que nunca se ha publicado más que en nuestra época, si bien el peligro ahora es saber discriminar, porque “la abundancia de información puede generar la absoluta ignorancia”. Trata también la quema, la censura, la prohibición y la destrucción de libros en todas las épocas de la Historia, y el deterioro de los tesoros bibliográficos contra el que muchas veces desgraciadamente nada se ha podido hacer.

Uno de los capítulos más fascinantes es el dedicado a escritores poco conocidos como Athanasius Kircher, Heinrich Khunrath, el abate Migne… autores de obras colosales o enciclopédicas, con bellísimas ilustraciones, algunas de las cuales se reproducen aquí. También los libros dedicados a temas curiosos como las diferentes técnicas de empalamiento, la función de los golpes de bastón, la Orden de los Cornudos Reformados, o a teorías conspiratorias como la del Hielo Eterno y la Tierra Vacía (a las que dieron crédito los nazis).

Y a quienes echen de menos al Eco novelista está dedicado el último capítulo, “Heteropías y falsificaciones”, en donde el autor elucubra fantasías futuristas sobre la extinción de la vida en la Tierra, sobre quién era en realidad Shakespeare, sobre “La última cena” de Leonardo (parodia genial de “El Código Da Vinci”) o sobre el concepto de umbral, de reminiscencias borgianas.

Compartir el artículo

stats