Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El movimiento 15-M, 10 años después

Hace diez años que nació en las plazas de las principales ciudades españolas el movimiento de los indignados, un estallido social contra las consecuencias de la crisis financiera de 2008 que ha sido objeto de numerosas reflexiones en forma de libro

Hay relatos descriptivos, crónicas de urgencia, análisis pausados de la distancia temporal, genealogías de movimientos sociales, descripciones etnográficas y miradas desde la teoría política, la sociología, la historia o la filosofía, pero para acercarse a lo que fue el 15-M habría que empezar mencionando un grito: Indignez-vous!

El movimiento 15-M, 10 años después

El movimiento 15-M, 10 años después Eva Cantón

El movimiento 15-M, 10 años después

El movimiento 15-M, 10 años después Eva Cantón

¡Indignaos! (Destino, 2011) fue el famoso alegato del veterano resistente francés Stéphane Hessel quien, a sus 93 años, llamaba a la rebelión pacífica en un texto que provocó tal entusiasmo que terminaría dando nombre al movimiento que llenó las plazas aquella primavera contestataria. “Es nuestra obligación velar por los principios y valores, porque nuestra sociedad siga siendo una sociedad de la que estemos orgullosos”, le decía a los jóvenes.

El movimiento 15-M, 10 años después

El movimiento 15-M, 10 años después Eva Cantón

“El poderoso movimiento de los indignados está redefiniendo las agendas y el propio concepto de participación política”, escribía el entonces profesor de Ciencia Política en la Universidad Complutense Pablo Iglesias en Desobedientes (Editorial Popular, 2011), donde siguiendo el hilo desde la Selva Lacandona hasta la Puerta del Sol dibujaba el árbol genealógico del 15-M.

El movimiento 15-M, 10 años después

El movimiento 15-M, 10 años después Eva Cantón

El movimiento 15-M, 10 años después

El movimiento 15-M, 10 años después Eva Cantón

Años más tarde, Félix Ovejero recordaba en las primeras páginas de ¿Idiotas o ciudadanos? (Montesinos, 2013) la “arrogancia intelectual” de quienes veían solo a unos “gamberros iletrados” en lo que en realidad era “un buen ejemplo de la mejor política”. Pedía, no obstante, cautela a los herederos del 15-M y no olvidar que “muchas veces las grandes palabras han oficiado como conjuros para ocultar las dificultades”.

El movimiento 15-M, 10 años después

El movimiento 15-M, 10 años después Eva Cantón

En La política en tiempos de indignación (Galaxia Gutenberg, 2015) el filósofo Daniel Innerarity desmenuza las consecuencias de una ola que desató tantas pasiones políticas como desconcierto y apuesta por usar la indignación como motor para fortalecer la democracia.

Una democracia en la que surgen los llamados “partidos movimiento”, formas híbridas de organización política que se nutren de los movimientos sociales y a las que Donatella della Porta, Joseba Fernández, Hara Kouki y Lorenzo Mosca dedican su Movement parties against austerity (Cambridge, 2017) deteniéndose ampliamente en los casos de Syriza en Grecia, Podemos en España y el Movimiento 5 Estrellas en Italia.

Para ver una reconstrucción etnográfica del movimiento se puede acudir al diario de campo de la investigadora Adriana Razquin Mangado, que vierte panfletos, transcripciones de vídeos, intervenciones en asambleas, recortes de prensa y entrevistas en profundidad en Didáctica ciudadana (Editorial Universidad de Granada, 2018) mientras que Las voces del 15-M (Los panfletos del lince, junio 2011) ofrece una crónica rauda contada por algunos de sus protagonistas.

Los tres libros del escritor y politólogo Carlos Taibo –Nada será como antes (2011), El 15-M en sesenta preguntas (2011) y Que no se apague la luz (2012), todos en editorial Catarata– presentan una aproximación didáctica para explicar el éxito de la revuelta, sus propuestas y perspectivas de futuro. Por su parte, en Redes de indignación y esperanza (Alianza Ensayo, 2012) la mirada del sociólogo (y hoy ministro) Manuel Castells se detiene en el papel que internet y las redes sociales desempeñaron en la creación de espacios de autonomía en las calles –desde Túnez hasta Madrid– para debatir proyectos ciudadanos al margen de cualquier organización formal.

El presente

La pregunta del millón ahora es qué ha quedado de todo aquello. “Del éxito en la movilización de los indignados nadie duda. La discusión sobre el éxito de sus objetivos, sin embargo, permanece abierta”. Es la respuesta de la socióloga Cristina Monge, quien, junto a sus colegas de la Universidad de Zaragoza José Ángel Bergua, Jaime Minguijón y David Pac, coordina en Tras la indignación (Gedisa, 2021) un vistazo al fenómeno desde el presente. ¿Cómo ha afectado a la política, qué han hecho los ayuntamientos del cambio, cómo se ha observado desde Latinoamérica? “Los indignados cumplieron su papel: emitieron las señales para que la fatiga de materiales no afectara a los guardarraíles de la democracia”, resume Monge.

Su experiencia personal como militante es lo que cuenta Francisco Jurado Gilabert, uno de los fundadores de Democracia Real Ya –germen del 15-M- en Un caos bonito (Lengua de Trapo, 2021) mientras que la historiadora Julia Ramírez-Blanco hace en 15-M. El tiempo de las plazas (Alianza Editorial, 2021) una amplia revisión en la que sugiere ver las confluencias entre activismo, utopía y arte en un ensayo que incorpora cientos de imágenes.

¡Indignaos!

Stéphane Hessel

(Destino, 2011)

Desobedientes

Pablo Iglesias

(Editorial Popular, 2011)

¿Idiotas o ciudadanos?

Félix Ovejero

(Montesinos, 2013)

La política en tiempos de indignación

Daniel Innerarity

(Galaxia Gutenberg, 2015)

Voces del 15-M

Adriana Razquin

(Los panfletos del lince, 2011)

Redes de indignación y esperanza

Manuel Castells . (Alianza Ensayo, 2012)

Libros para entender +

Compartir el artículo

stats