Un brindis por el éxito del Ariane 6... y a seguir volando

La nigranesa UARX Space celebra su primer lanzamiento tras pasar la noche en vilo: "Hemos alcanzado el punto máximo de una empresa"

Su equipo prepara para otros 3 lanzamientos durante los próximos doce meses: dos con SpaceX y otro en Noruega

Patricia Leirós, Jonathan Muñoz y Yanina Hallak brindan en la sede de UARX Space en Nigrán tras el éxito de Ariena 6

Patricia Leirós, Jonathan Muñoz y Yanina Hallak brindan en la sede de UARX Space en Nigrán tras el éxito de Ariena 6 / Pablo Hernández Gamarra

Víctor P. Currás

Víctor P. Currás

El lanzamiento del cohete Ariane 6 desde Guayana Francesa este lunes no solo supuso un éxito para la industria aeroespacial europea, que ganará independencia tecnológica, logística y militar, sino también en Galicia y el área de Vigo. Pasaban unos segundos de las nueve de la noche cuando el último proyecto de la ESA ponía rumbo a la estratosfera mientras el balón comenzaba a rodar en las semifinales de la Eurocopa.

“Es el sentimiento más increíble que hemos tenido”, explicaban entre "Oh my God" y con la voz entrecortada las narradoras de la Agencia Espacial Europea en “un gran día y un gran momento” para todo el continente. Lamine Yamal ponía a la selección en órbita hacia Berlín con otro lanzamiento preciso y miles de personas celebraron hasta la medianoche. Entre ellos, la quincena de personas que componen UARX Space y que se dieron cita en sus oficinas para vivir su gran final particular.

En Porto do Molle hubo brindis, abrazos de apoyo y una tensión que se prolongó hasta después de las tres de la madrugada. A esa hora Yanina Hallak recibió los últimos códigos que confirmaban que los dos proyectos de los que ejerció de “taxi” funcionaban correctamente. “Era la primera vez del cohete, del deployer y los dos satélites. Lo que podría haber fallado ahí era infinito y al final no falló nada”, reconoce con los nervios aún a flor de piel aunque “muy contenta”.

El pequeño RAMI –siglas de Reliable and Advancend Mission Injectordesarrollado por esta startup nacida en plena pandemia marca así la nueva etapa para la comercialización del que es el primer dispensador de satélites 100% español. “Es la soberanía pura de principio a fin en la cadena aeroespacial” ya que a partir de ahora no se dependerá de otros países para poner en órbita estos sistemas. Curiosamente, han sido un proyecto francés para medir el vapor de agua del Mediterráneo y prevenir lluvias torrenciales y otro germano-polaco para la primera impresora 3D en el espacio exterior los debutantes.

“Ya somos espaciales, voló y funcionó y para nosotros es el inicio fuerte de la comercialización, te dejan de tomar como alguien de prácticas”, explica tras superar su fase beta. “Hemos alcanzado el punto máximo que una empresa puede alcanzar: desarrollando un producto y haberlo puesto en el mercado, que en nuestro caso es el espacio”, finaliza.

Próximos retos

Pero mientras el Robusta-3A y el Replicator completan sus primeras elipses alrededor de la Tierra a 580 kilómetros de altura, en UARX Space no se pierde el ritmo entre la oficina, el teletrabajo y las pruebas en varios centros. Este mismo jueves una parte del equipo pone rumbo a Estados Unidos, donde este mes de octubre afrontarán su segundo lanzamiento de la mano de SpaceX en un contrato cerrado a principios de año que permitirá lanzar satélites de mayor tamaño.

Con la empresa fundada por Elon Musk volverán a trabajar también en 2025, previsiblemente en junio. En una misión aún por definir –podría partir del mítico Cabo Cañaveral o de California– lanzarán un “autobús espacial” de mayor tamaño para desplazar a los CubeSats a puntos más lejanos.

Entremedias también tienen previsto un proyecto con una empresa alemana que sería lanzado desde Noruega durante el invierno. Y es que en la nueva carrera espacial no hay tiempo que perder para seguir volando.

Suscríbete para seguir leyendo