La sociedad viguesa participará en el plan de usos para “revivir” el Fraga

Técnicos de la Consellería evaluarán su estado y necesidades de actuación una vez Xunta y Diputación completen la adquisición

Será un “centro cultural y experimental pionero”

Entrada del Fraga, donde habitualmente aparcan motos.

Entrada del Fraga, donde habitualmente aparcan motos. / Marta G. Brea

El edificio en el que antaño latía el cine-teatro Fraga renacerá como un “centro cultural e experimental pioneiro e de referencia para todo o noroeste de España”. Así lo anunció el presidente autonómico, Alfonso Rueda, en la rueda de prensa posterior al Consello da Xunta en la que se informó del compromiso logrado entre el gobierno gallego y la Diputación para adquirir a Abanca este emblemático complejo por 9,3 millones de euros.

Fuentes de la entidad de San Caetano adelantan que se pondrá en marcha un proceso participativo para concretar con la sociedad viguesa los usos que tendrá esta joya en su segunda vida. Es decir: se recabarán opiniones de colectivos para conocer las necesidades que existen actualmente en la ciudad y las futuras para trasladarlas al proyecto de rehabilitación, que culminará el arquitecto César Portela.

Solo quedan en torno a un 25% de obras pendientes después de que se paralizasen en 2011 por las diferencias presupuestarias que surgieron entre Novacaixagalicia, propietaria en aquel momento de las instalaciones, y la firma adjudicataria, Aldesa. El arquitecto pontevedrés celebra que se le vaya a dar un uso cultural a este espacio, como ya estaba previsto hace años. “Se trata de mantener lo que está hecho, aprovecharlo”, indicó a FARO.

El acuerdo alcanzado entre el gobierno gallego, la Diputación de Pontevedra y la entidad bancaria implica la adquisición de la propiedad del inmueble, situado en la calle Uruguay. Como recordó Rueda, la compra supone una inversión de 9,3 millones de euros, de los cuales la Xunta aportará el 51%, y la Diputación, el 49% restante.

Una vez completada la adquisición, los técnicos de la Consellería de Cultura, Lingua e Xuventude evaluarán su estado y las necesidades de actuación con el objetivo de elaborar un proyecto que permita completar la restauración y reabrir un espacio de enorme simbolismo para Vigo. La semana pasada, el presidente gallego avanzó que “hay mucha obra ejecutada dentro”. Lo confirmó César Portela a FARO días después: “Falta rematar las instalaciones y los acabados. Queda relativamente poco”.

Rueda explicó que el proyecto que se pondrá en marcha en este emblemático inmueble permitirá ofrecer un recurso cultural y creativo que aprovechará al máximo “un auditorio con 1.600 butacas y foso para orquesta”, lo que lo convertirá en un espacio más que adecuado para una amplia variedad de programaciones públicas y privadas, permitiendo acoger eventos y espectáculos que requieren unas dimensiones como las que ofrece.

Espacio de la sala de fiestas

El espacio de la antigua sala de fiestas permitirá desarrollar un proyecto cultural basado en la exhibición cultural, la creación artística y la participación del tejido artístico y cultural de la ciudad tanto en su diseño como en su programación. Además, la diversidad de espacios anexos permitirá valorar la instalación de otros proyectos culturales de relevancia y dar a Vigo un “sólido e innovador impulso creativo”.

Desde la noche del 28 de junio de 2001, el cine-teatro Fraga permanece en la memoria de los vigueses amantes de la cultura audiovisual. Los latidos de la sala Nova Olimpia, refugio de los protagonistas más enérgicos de la movida viguesa, se prolongaron en el interior de este espacio seis años más: la bola dejó de girar en el verano de 2007.

Suscríbete para seguir leyendo