La Audiencia citará a 74 testigos y peritos para el juicio del crimen del profesor

La sala reserva siete jornadas para la vista con jurado popular contra David Macía, pero el proceso podría finalmente acortarse ya que el joven acepta la acusación de la Fiscalía

Benito Torreiro, la víctima de este crimen ocurrido en 2021. |   // CEDIDA

Benito Torreiro, la víctima de este crimen ocurrido en 2021. | // CEDIDA

Marta Fontán

Marta Fontán

Benito Torreiro Sío era un profesor jubilado de educación infantil. Alegre y positivo, era una persona muy querida. “Contagiaba felicidad”, describen quienes lo conocieron. Con un enorme compromiso educativo y también social, como demostró en su época en el ámbito sindical, estaba soltero, no tenía hijos y entre sus aficiones estaba la de viajar. Pero con 69 años de edad su vida se paró de golpe. Mejor dicho, la pararon. Su cadáver fue hallado la tarde del 4 de enero de 2022 en el salón de su piso de la calle Areal de Vigo ensangrentado y con evidentes signos de violencia. La casual detención poco antes en un control de la Guardia Civil en Silleda del ya autor confeso del crimen, el joven monfortino de 23 años David Macía Castro, puso al descubierto este homicidio, que según desvelaría después el examen forense ya se había producido una semana antes, probablemente en la jornada del 29 de diciembre.

Este caso que ha protagonizado una larga instrucción judicial a lo largo de la cual las pruebas no pararon de agolparse en torno al investigado ya tiene fecha de juicio. La Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, con sede en Vigo, que acogerá esta vista oral para la que se convocará a un jurado popular, ha reservado inicialmente siete jornadas. Si no hay cambios de última hora, el proceso arrancará el lunes 30 de septiembre con la constitución del tribunal ciudadano y el interrogatorio al acusado y continuará los días 1, 2 y 3 de octubre con la prueba testifical y pericial: en total se citará a 53 testigos y a 21 peritos. La sala ha señalado tres jornadas más, las del 4, 7 y 8 de octubre, para la continuación de las sesiones y deliberación del jurado. Estas fechas se concretan en el auto de hechos justiciables dictado por el que será el magistrado-presidente del juicio, Luis Barrientos Monge, resolución que ya fue notificada a las partes y al propio procesado, que permanece en prisión provisional desde hace dos años y medio.

Junto a los guardias civiles que dieron el alto a David Macía en aquel control en el peaje de la AP-53 en Silleda y los policías nacionales que realizaron la investigación del crimen, entre los testigos hay familiares y amigos de la víctima, personas del entorno del acusado –como los jóvenes que coincidieron con él en Vigo antes y después del homicidio–, trabajadores del hotel donde se hospedó o, entre otros, las personas que vendieron a este joven los coches que compró con los ahorros del fallecido. Y entre los peritos, junto a los médicos forenses de la autopsia, están los agentes de Criminalística de los análisis de huellas dactilares y ADN.

Posiciones

Sobre la mesa ya están las peticiones formalizadas por las distintas partes personadas. El fiscal tipifica la violenta muerte como delito de homicidio y solicita 11 años y seis meses de prisión: 10 años y medio por el crimen y un año más por delito continuado de estafa en concurso con delito leve de hurto, esto último porque, tras acabar supuestamente con la vida del sexagenario, el monfortino sustrajo las tarjetas bancarias de la víctima e hizo compras y disposiciones que sumaron casi 18.000 euros. La acusación pública pide casi lo mínimo que contempla el Código Penal al aplicar la circunstancia atenuante de reparación del daño ya que, de forma previa al juicio, consignó 38.330 euros para indemnizar a los hermanos de Benito Torreiro.

A David Macía lo delatan el ADN, la geolocalización de los teléfonos móviles o la llamada que hizo el día del crimen para ampliar el límite de la tarjeta de crédito del fallecido. La defensa, de hecho, se muestra conforme en su escrito con la petición de pena y hechos narrados por el fiscal. Esta aceptación por parte del acusado podría derivar en que se renuncie a parte de la prueba testifical y/o pericial, lo que simplificaría y acortaría el juicio. En todo caso, las dos acusaciones particulares que representan a los hermanos del fallecido piden una condena superior a esos 11 años con los que se conforma el joven: 18 años por asesinato con ensañamiento. Si bien también introducen una petición alternativa, de 14 años, si la calificación es de homicidio. Cuando llegue el 30 de septiembre se verá el desenlace judicial que tendrá este crimen.

Recreación del crimen.

Recreación del crimen. / Simón Espinosa

21 puñaladas y los ahorros de toda una vida malgastados en restaurantes, coches y hoteles

El piso de la calle Areal escenario del crimen del profesor rebosaba de pruebas contra David Macía. La Policía Nacional recogió 144 vestigios, entre los que había tres bolas de mármol ensangrentadas y dos cuchillos en los que después se hallaría ADN del acusado. El joven atacó supuestamente a Benito Torreiro cuando el hombre estaba sentado en el sofá del salón: primero lo golpeó en la cabeza y en la cara con una de esas esferas decorativas mientras la víctima trataba de huir hacia los dormitorios y después, con el profesor ya en el suelo o muy debilitado, le propinó presuntamente 21 cuchilladas en la región cervical y en el tórax, así como en una mejilla y en el pabellón auditivo izquierdo. Los golpes y heridas de arma blanca que el fallecido tenía en su mano derecha apuntarían a que intentó defenderse, aunque sin éxito dada la brutalidad del ataque.

El crimen ocurrió casi con toda probabilidad, en base al examen forense y los demás indicios recabados en la laboriosa investigación policial, en la jornada del 29 de diciembre de 2021. El acusado ya había llegado a Vigo en tren varios días antes, el 26, y estuvo alojado en un hotel. Tras el homicidio y hasta que fue detenido el 4 de enero dilapidó casi 18.000 euros de los ahorros del profesor. Gastó 9.900 euros en la compra de un Audi A-6 y adquirió otro vehículo, un Peugeot 306. El resto del dinero lo malgastó en restaurantes, hoteles, compras en grandes almacenes, áreas de servicio, estancos, gasolineras o parkings.

LAS PETICIONES

  1. Fiscalía: 11 años y medio de prisión

    El fiscal pide 11 años y medio de prisión por un delito de homicidio y otro continuado de estafa en concurso con un delito leve de hurto. Aplica la circunstancia atenuante de reparación del daño.

  2. Acusación particular: 18 años de prisión

    Las dos acusaciones privadas elevan la solicitud a 18 años de cárcel al calificar el crimen como delito de asesinato con ensañamiento. Introducen una petición alternativa de 14 años por si se tipifica de homicidio.

  3. Defensa: 11 años y medio de prisión

    La defensa reconoce en su escrito los hechos relatados por el fiscal y se muestra conforme tanto con la calificación como con la petición de pena que realiza la acusación pública.

Suscríbete para seguir leyendo