La UVigo continúa el proceso de Enfermería mientras Ourense y Meixoeiro piden pararlo

Profesores, alumnos y la Plataforma ProCampus critican la “falta de consenso” en la creación del grado y de un máster de Práctica Cardiovascular y Respiratoria Avanzada

Asistentes a la sesión del Consello de Goberno celebrada ayer en el campus.   // DUVI

Asistentes a la sesión del Consello de Goberno celebrada ayer en el campus. // DUVI

Sandra Penelas

Sandra Penelas

La UVigo sigue adelante con el proceso para implantar un grado y un máster de Enfermería mientras las escuelas del Meixoeiro y Ourense y la Plataforma Pro Campus piden su paralización y reprochan al equipo de gobierno la ausencia del consenso comprometido con los centros implicados desde 2019.

Representantes de profesores y alumnos de ambas escuelas y el portavoz de la plataforma ourensana, Claudio Cerdeiriña, intervinieron ayer en la sesión del Consello de Goberno para mostrar su desacuerdo con el proceso y con la “falta de protagonismo” de la comunidad universitaria de los centros.

Aún así, el Consello dio luz verde a la verificación del grado en Enfermería y de un máster especializado en Práctica Cardiovascular y Respiratoria Avanzada. Y el rector insistió en que la futura facultad, que la UVigo confía en crear antes de que acabe el año, y también su equipo directivo tendrán presencia en los tres campus “de forma igualitaria”.

Antes de las votaciones, el portavoz de la Plataforma Pro Campus de Ourense denunció la “exclusión” de profesores y alumnos en la elaboración de los planes de estudio del grado y el máster. Y afeó al Rectorado que el nuevo máster esté adscrito a la Facultad de Fisioterapia, así como el “cese efectivo” de la directora de la Escuela del Meixoeiro, Victoria Lojo, como responsable del grado, que ahora recae en el profesor Rafael Durán, decano comisario de la futura facultad.

Asistentes al Consello de Goberno de ayer.

Asistentes al Consello de Goberno de ayer. / DUVI

Ambos hechos, alegó ayer Cerdeiriña, “redundan en la discriminación de la comunidad universitaria de la Enfermería” en estos estudios. Asimismo, reprochó a la UVigo que se “haya saltado la costumbre jurídica que exige consenso entre centros implicados para titulaciones compartidas”, recordando el compromiso adquirido en una reunión celebrada en mayo de 2019. Y añadió que las decisiones adoptadas “perseveran” en “la discriminación histórica” de la mujer al tratarse de un ámbito mayoritariamente femenino.

Lucía de Luis en representación de los alumnos de Ourense y Vigo, también pidió la suspensión de los nuevos títulos y reclamó la inclusión de los estudiantes en las comisiones para la elaboración de las memorias.

Y Reyes Pérez intervino en nombre de los profesores de Ourense, a cuyo claustro pertenece, y del Meixoeiro para recordar que la integración en la UVigo de los cuatro centros adscritos es “muy pertinente y deseable” por su “situación de precariedad”, pero criticó la “falta de protagonismo” de las escuelas implicadas.

Como prueba de ello, se refirió también a la sustitución de Victoria Lojo por un profesor “con formación en Biología y sin experiencia docente contrastable en Enfermería” y a la adscripción del máster a la Facultad de Fisioterapia. Una decisión que desde la UVigo atribuyen al hecho de ser el único centro propio en el ámbito de las ciencias de la salud. Sin embargo, Pérez defendió que “no hay impedimento alguno” para que se vincule de manera provisional a las actuales escuelas.

La docente también se refirió al consenso comprometido en 2019 y terminó su intervención solicitando que la UVigo retome la tramitación del grado y el máster a finales de este año, cuando el proceso de creación de la facultad previsiblemente ya esté finalizado..

Sobre este punto, el rector vigués reconoció que un retraso le llevaría a “tirar la toalla” puesto que la creación de la facultad está “ligada” a la reforma del grado. Y, tal y como ya expusieron en la asamblea abierta de mayo, de dicha modificación depende la acreditación de la Acsug y, por tanto, la supervivencia de la titulación.

En este sentido volvió a pronunciarse el vicerrector Alfonso Lago, que además de subrayar que todo el proceso se desarrolló “cumpliendo la legalidad”, insistió en que la no aprobación de las modificaciones paralizaría la creación de una facultad porque carecería de títulos que adscribirle.

El profesor Vicente Romo también pidió la palabra para hacer una llamada a que se garanticen los derechos de todas las partes implicadas, ya que dejar pasar esta oportunidad “sería una enorme responsabilidad”.

Nombramiento de profesores eméritos

Durante la sesión de ayer también se aprobó el nombramiento como nuevos profesores eméritos de Yagamare Fall Diop, de la Facultad de Química; Ana Pita Grandal y Javier de Vicente Remesal, de Ciencias Jurídicas; y José Chavete, de Bellas Artes, en su caso, como prórroga de una decisión anterior.¡

Se levanta el veto a los calefactores personales

Tras el cambio impulsado por Reigosa en el Vicerrectorado de Planificación, que desde el pasado abril lidera José Cidrás, la UVigo presentó ayer los reajustes realizados en el plan de medidas urgentes de ahorro energético, que se aplican desde 2022. La institución da por superado el escenario de crisis energética y, entre otras decisiones, levanta el veto a los calefactores personales. El uso de estos dispositivos estaba prohibido en el anterior plan por motivos de ahorro y eficiencia energética.

Según explicó el director del Servicios Energéticos, Camilo Carrillo, los nuevos criterios para el uso de la climatización y la calefacción atenderán a una temperatura de confort de 19 y 27 ºC, respectivamente, mientras que la humedad relativa tendrá que mantenerse entre el 3o y el 70%. Además, la UVigo seguirá controlando que los equipos de climatización no funcionen cuando lo centros estén cerrados y no habrá calefacción ni aire acondicionado, siempre que sea técnicamente viable, en los pasillos y vestíbulos.

Durante la sesión de ayer, el rector Manuel Reigosa también anunció la creación de una convocatoria específica de becas para personal procedente de Palestina y anunció que en el Claustro de julio se leerá, por petición de un grupo de integrantes de la comunidad universitaria, un manifiesto a favor del pueblo palestino.