Los forenses desaconsejan que los dos hijos de la mujer asesinada en Baiona declaren en el juzgado

Los niños fueron testigos del crimen de su madre Beatriz a manos de su padre | El Imelga concluye que someterlos a esta diligencia perjudicaría su recuperación psicológica y se les revictimizaría

El crimen ocurrió el 5 de febrero de 2023 en la vivienda de la víctima en Baiona.

El crimen ocurrió el 5 de febrero de 2023 en la vivienda de la víctima en Baiona. / Ricardo Grobas

Marta Fontán

Marta Fontán

El pasado 5 de febrero se cumplió un año desde que el profesor Ángel Rodríguez da Costa, Lito, mataba supuestamente provisto con un hacha y un cuchillo a su expareja Beatriz Lijó Gesteira a las puertas de la vivienda de esta mujer en Baiona. Los dos hijos que investigado y víctima tenían en común, de solo 6 y 9 años de edad al tiempo de los hechos, fueron testigos del asesinato de su madre. “Papá mató a mamá”, dijo aquella noche uno de ellos a su abuelo paterno. Con la causa todavía en plena instrucción judicial y pendiente de que comparezcan nuevos testigos que ya han sido citados para finales de este junio, una cuestión clave pendiente de resolución es si estos niños tienen que declarar en sede judicial. A la espera de lo que decida el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Vigo, los psicólogos forenses del Imelga lo desaconsejan totalmente: por su situación emocional y su corta edad no lo ven oportuno porque podrían sufrir una revictimización y, además, someterlos a esta diligencia podría influir negativamente en el tratamiento y proceso terapéutico que siguen los menores a causa de lo sucedido, en el que a día de hoy presentan una evolución lenta pero favorable.

El autor confeso del crimen permanece en prisión provisional a la espera del juicio. El informe sobre los menores es la respuesta a un oficio remitido por el juzgado al Imelga en el que, a petición de la Fiscalía, se solicitó una ampliación de otro informe previo emitido el 20 de noviembre de 2023, en el que ya recomendaban que los niños fuesen eximidos de comparecer en sede judicial. Lo que se solicitó a los psicólogos forenses en el nuevo requerimiento es que viesen directamente a los menores y, en base a ello, emitiesen su parecer profesional sobre la capacidad o aptitud de los niños para testificar y para comprender y adoptar una decisión sobre la dispensa de la obligación de declarar que contempla la Ley de Enjuiciamiento Criminal para los familiares de un procesado. También se les pidió que informasen sobre las distintas opciones que habría en el caso de que se llevara a cabo una eventual exploración de los menores.

Cambio de titular del juzgado

La respuesta de los psicólogos forenses es categórica en lo referente a que no se les debería someter a una diligencia de toma de declaración, con lo que el juzgado de Violencia sobre la Mujer –para el que se ha nombrado un nuevo magistrado titular debido a la marcha a Ourense de la jueza que estaba desde 2018– tendrá ahora que decidir al respecto. En relación con los niños, recientemente y por sentencia judicial se otorgó la tutela ya de forma definitiva a un hermano de la mujer asesinada y a su pareja. A Ángel Rodríguez, el investigado, se le privó cautelarmente de la patria potestad sobre sus hijos, con los que tampoco se puede comunicar de ningún modo.

Con la investigación judicial muy avanzada, quedan sin embargo varias diligencias por practicar. Varios testigos tendrán que comparecer en distintas fechas a finales de este mes de junio, concretamente una psicóloga y un educador social que tratan a los menores, así como la directora y una profesora del colegio en el que estudian.

Suscríbete para seguir leyendo