Transportes acelera el único tramo pendiente del AVE a Oporto para inaugurarlo en 2032

Licitará el estudio informativo de los 6 kilómetros entre Porriño y Tui adelantando en tres años los trámites

El objetivo es sincronizar su estreno con la Salida Sur y ahorrar 25 minutos de viaje hasta Valença

El Tren Celta cruzando el puente internacional sobre el Miño en una imagen reciente

El Tren Celta cruzando el puente internacional sobre el Miño en una imagen reciente / Marta G. Brea

Víctor P. Currás

Víctor P. Currás

La línea de Alta Velocidad entre Vigo y Oporto ha dado un paso de gigante en apenas seis meses. Si el 1 de diciembre FARO denunciaba que solo el 10% de su trazado tenía los trámites en marcha o contaba con plazos para ello, los gobiernos de España y Portugal han puesto en marcha toda la maquinaria burocrática para desbloquear 136 kilómetros desde entonces. El último paso ha llegado con la única pieza que faltaba del lado español con los seis kilómetros entre O Porriño y Tui, que adelantarán hasta en tres años los plazos previstos.

El Ministerio de Transportes “está trabajando en la preparación de la licitación del Estudio Informativo” del tramo que conectará la Salida Sur ferroviaria de Vigo con el nuevo viaducto internacional sobre el río Miño, prescindiendo del estudio de viabilidad que retrasaría aún más su puesta en funcionamiento.

Así lo ha notificado el Gobierno en una respuesta por escrito en el Senado a Carme da Silva (BNG) en la que ha dado cuenta de los distintos avances de una línea que consideran “estratégica y prioritaria al comunicar los dos mayores núcleos de la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal de forma rápida y eficaz.

Aunque la normativa vigente exige el citado estudio complementario para aprobar su construcción en el caso de superar los 5 kilómetros, el hecho de que se hayan realizado ya en otros tramos de la línea permite avanzar más rápido.

Este trazado es de una complejidad baja y solamente queda por definir el “punto de enlace” con el ejecutivo luso del nuevo puente entre Tui y Valença do Minho, que sustituirá al actual a la altura de la EDAR de Guillarei. El objetivo del Ministerio de Transportes sería acompasar su desarrollo e inauguración con la Salida Sur, permitiendo reducir los 37 minutos actuales de viaje desde la estación de Guixar a apenas una docena desde Urzáiz.

aveC W

aveC W / Faro

La piedra angular para lograrlo será la finalización del túnel de 15 kilómetros que discurrirá desde el centro de la ciudad hasta el entorno de As Gándaras. El Gobierno adjudicó hace ahora un año (13 de junio de 2023) la redacción de su estudio informativo por 884.207,5 euros (IVA incluido) a Prointec y Geoconsult. Después de realizar diversas catas desde Praza da Estación, estas empresas deberán definir en los próximos meses cuál de las dos alternativas propuestas en marzo del pasado año es la más adecuada para convertir en pasante la estación diseñada por Thom Mayne.

La primera, por el norte y hasta O Porriño, con un trazado de 12,3 kilómetros en paralelo a la A-55 y un coste de 573 millones de euros que permitiría a la villa mantener los servicios comerciales. La segunda, al sur y en un trazado director por Sárdoma y Puxeiros hasta As Gándaras, sería de 14,7 kilómetros y requeriría de 687 millones de inversión.

Así se evitará el rodeo actual de 20 minutos por Redondela y permitirá prolongar los trenes actuales hacia el norte del Eje Atlántico. Durante la última década este proyecto quedó relegado en los cajones del Ministerio de Fomento debido a la grave crisis económica sufrida por Portugal.

En la respuesta emitida en el Senado el Gobierno indica que la elección final deberá realizarse en la fase de Estudio Informativo que debería estar lista de forma inmediata. Sin embargo, el comisionado del Corredor Atlántico, José Antonio Sebastián, durante la presentación del Plan Director del Corredor Atlántico en A Coruña que “en breve” se tendrán noticias sobre la solución elegida y que “antes de finalizar el año” se sacará a información pública “el mejor recorrido”.

Además del “bocado” de 25 minutos al viaje en el lado español, el objetivo de viajar en una hora entre Vigo y Oporto llegará gracias a la nueva línea entre Valença y Braga. Este trazado de 68 kilómetros está en fase de estudios desde marzo de este año por 420.000 euros y no estaría en obras hasta finales de 2027.

Renovación en la línea actual

El impulso definitivo al tren rápido entre ambas regiones vendrá de la mano de la necesaria modernización de la línea convencional. En ese sentido, el Gobierno destaca que Adif tiene diversos proyectos en marcha para renovar la línea del Miño y “reforzar la capacidad para tráfico tanto de viajeros como de mercancías”, según destacan en la respuesta por escrito.

Dentro de ese plan de adaptación al Corredor Atlántico ya se ha completado la electrificación entre Guillarei y Tui además de la ampliación de los andenes de la estación de As Gándaras hasta los 750 metros de longitud.

Estas mejoras irán entrando en servicio de forma progresiva y permitirán mejorar la fiabilidad del vetusto Tren Celta o los todavía escasos trenes de mercancías entre ambos lados de la frontera. A lo largo de 2025 y 2026 llegarán los momentos de mayor complejidad

Suscríbete para seguir leyendo