Un plató versátil y verde

El sector audiovisual ensalza las posibilidades de la ciudad como lugar de rodaje en el Festival TAC!

Analiza el reto de la sostenibilidad ecológica, pero también social y cultural

Desde la izq., Mauleón, Aspe, Varela, López y Guimeráns, en la mesa sobre sostenibilidad, en el COAG.

Alba Villar

Divulgar su labor y abrir un espacio de debate y encuentro para el sector audiovisual, son los objetivos con los que la Vigo Film Office organizó ayer la jornada “Vigo, el plató de las mil historias”, dentro del Festival TAC!. Desde diversas perspectivas, los invitados exploraron la conexión de la ciudad con el cine como plató versátil. Pero también se fijaron en la necesidad de proteger la riqueza de los territorios en los que ruedan, siendo más sostenibles tanto desde el punto de vista medioambiental como social y cultural.

La Vigo Film Office es un área municipal que promociona a la ciudad en los mercados audiovisuales y busca ser el “aliado” de las empresas del sector cuando se deciden a rodar aquí, tal y como explicó su responsable y moderadora de las dos mesas que integraron el debate, la periodista Amaia Mauleón.

Abrió la primera, María López Viéitez, localizadora de “Los lunes al sol”, “As bestas” o la próxima de Carla Simón, “Romería”, en la que “Vigo es un protagonista”. “Es como un homenaje a la ría. Va a ser como un escaparate”, desveló. Esta autodidacta con 22 años de experiencia, destacó la importancia que se da a los exteriores desde hace algunos años. Tanto que series como “Fariña” solo se rodaron en ellos. “Encarece pero va a quedar mejor y es la tendencia”, destaca. En este sentido, tener todo cerca, ayuda. Y Vigo ofrece eso. “Hay mucha variedad en 40 kilómetros” indicó y se refirió a sus zonas obreras, a la combinación del rural y el urbano, con edificios nobles, a los “estupendos” paisajes.. “Un gran abanico de posibilidades que ahorra tiempo y eso es dinero”, destacó.

El actor Antonio Durán, amante de los paisajes “irlandeses” del entorno de Vulcano en su Teis natal, cuenta que apenas rodó en Vigo, pero la ve como la ciudad “más atractiva de Galicia” para ello por su “ritmo”. “Sus barrios siguen manteniendo su seña de identidad”. Cree que falta “un festival potente” para exponer el “mundo cinematográfico con una visión desde aquí”.

El arquitecto Ignacio Hortas hizo un repaso por los escenarios que ofrece la ciudad, como la arquitectura noble que propició la industria conservera y que sirvió de decorado a “Un asunto privado”, o el “París de pedra” de Pacewicz, hasta la “ciudad de los muertos” de Pereiró, los edificios industriales, los “rueiros serpenteantes” del Casco Vello...

Desde la izq., López, Durán, Hortas y Fernández, en la mesa sobre las posibilidades  de Vigo como  plató.  | ALBA VILLAR

Desde la izq., López, Durán, Hortas y Fernández, en la mesa sobre las posibilidades de Vigo como plató. | ALBA VILLAR / A. Blasco

Migue Anxo Fernández, director del CIF Audiovisual de Vigo confirmó que “hay cantera” y destacó las sinergias entre los centros de enseñanzas artísticas. Admitió dificultades para encontrar empresas donde los alumnos hagan prácticas, por la propia estructura del sector.

Eco y socialmente comprometido

La segunda de las mesas versó sobre la sostenibilidad, un desafío que “empieza a exigirse”. “Aún tenemos camino que recorrer, pero podemos estar orgullosos porque la evolución está siendo muy rápida”, defiende Juan Manuel Guimeráns, secretario general de la Spain Film Commission, que presentó la “fotografía” que realizaron sobre esta cuestión, en un principio, medioambiental, pero que ya se está extendiendo al ámbito social y cultural. “Es una tendencia, una necesidad y una exigencia”, destaca.

Mar Varela, gerente del clúster audiovisual de Galicia –el primero de España–, explicó que “las empresas tienen interés, pero como no hay obligatoriedad, no está en sus prioridades”. Señaló que a las pequeñas sí les supone un coste “inasumible”.

Ana Aspe, ecomanager de La Tribu Verde, un tipo de asesor que aún escasea, explicó qué es la huella de carbono de los rodajes, cuya medición ya se empieza a exigir para algunas ayudas o por parte de algunas plataformas –en cambio, ninguna de las corporaciones públicas–. La tratan de reducir en el transporte, en el alojamiento, con alimentos locales, productos cosméticos ecológicos...

La productora Portocabo, con la segunda temporada de “Rapa” fue la primera serie europea en lograr el certificado que reconoce esta sostenibilidad. Alfonso López contó detalles de esta experiencia o la de “Hierro” y destacó la necesidad de que haya ayudas para que los proveedores locales a los que debe recurrir este “negocio itinerante” sean también sostenibles. También fomentan la conciencia en el espectador no mostrando bolsas o botellas de un solo uso en pantalla.

Coinciden en pedir subvenciones específicas, en la necesidad de formación y sensibilización de todos los trabajadores del sector y en que el desafío es la estandarización de criterios.

Suscríbete para seguir leyendo