El conductor del accidente mortal de la A-52 declara que circulaba a 80 o 90 km/h

El joven investigado por el choque de enero de 2023 en el que murió un abogado vigués niega velocidad excesiva y dice que perdió el control del coche en un momento que llovía

El accidente ocurrió la lluviosa mañana del 7 de enero de 2023 en la A-52 en Salvaterra.

El accidente ocurrió la lluviosa mañana del 7 de enero de 2023 en la A-52 en Salvaterra. / ANXO GUTIÉRREZ

El 7 de enero de 2023 la A-52, a su paso por Salvaterra do Miño, era escenario de un grave accidente de tráfico en el que falleció el abogado vigués Juan Blanco Gutiérrez. Una de las diligencias clave que estaba pendiente de practicar era la toma de declaración al conductor del vehículo que causó el siniestro, que, a consecuencia de lo ocurrido, sufrió la amputación de una pierna y fue diagnosticado de depresión. Pues ese interrogatorio ya tuvo lugar. El joven, de 27 años, que necesita silla de ruedas para desplazarse, compareció este pasado viernes en calidad de investigado ante la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Ponteareas. El automovilista negó que circulase a velocidad excesiva: dijo que iba a 80 o 90 km/h por el carril derecho y que, en un momento dado, estando lloviendo, perdió el control del vehículo.

El siniestro se produjo en torno a las 10.25 horas de aquel fatídico 7 de enero. El investigado conducía su turismo BMW modelo 116D por la A-52 en dirección Vigo. A la altura del punto kilométrico 289.800 se salió de la vía hacia el margen izquierdo e invadió los carriles contrarios de circulación al colarse por un concreto punto de la autovía que solo estaba protegido por barreras separadoras de plástico incapaces de frenar un vehículo. El coche colisionó contra esas barreras plásticas, impactando primero lateralmente contra un BMW 330D y posteriormente contra el Renault Arkana en el que viajaba el abogado vigués fallecido, que, acompañado por su familia, conducía en dirección Ourense. La esposa y la hija pequeña del letrado resultaron heridas a causa del choque.

Diligencias

El juzgado abrió diligencias contra el conductor del BMW 116D por la presunta autoría de delitos de homicidio imprudente y contra la seguridad vial: dio positivo en ketamina, si bien finalmente se determinó que dicha sustancia se la administraron los sanitarios de la ambulancia que lo asistieron tras el siniestro, y en THC –principal compuesto psicoactivo del cannabis–. El informe del equipo de reconstrucción de accidentes de la Guardia Civil de Tráfico concluyó que circulaba a 108 km/h, velocidad que determinó que era inadecuada. Aquella fue una jornada de fuertes lluvias.

En su comparecencia de este pasado viernes el joven declaró que aquella mañana se dirigía a entrenar con su equipo y afirmó, a preguntas de la jueza, que circulaba a entre 80 o 90 km/h. Negó haber consumido alcohol o drogas y dijo que, en un momento que llovía, perdió el control del coche, produciéndose el fatal accidente.

Coincidiendo con esta comparecencia, en los últimos días la defensa ha presentado en el juzgado un informe pericial criminalístico relativo a la cadena de custodia de la muestra de sangre tomada al investigado tras el accidente en el Hospital Álvaro Cunqueiro a instancia de la Guardia Civil para las preceptivas pruebas de alcohol y drogas. Denuncian que no existe acreditación documental sobre el tratamiento, la custodia y las personas que intervinieron en lo relativo a dicha muestra hemática. “La muestra pudo haber estado en manos de cualquiera, haber sido contaminada, modificada, adulterada o en el peor de los casos no corresponderse con la muestra original”, indican sobre dicha prueba que dio resultado positivo a cannabis.

La defensa reitera que el mal estado de la vía fue la “causa directa” del choque mortal

Desde que se abrieron diligencias penales para esclarecer las circunstancias del accidente mortal en la A-52 cobró protagonismo el estado de la vía. Y es que el coche que conducía el joven invadió el sentido contrario porque unas endebles barreras plásticas separaban un carril del otro, elemento a todas luces insuficiente para frenar la velocidad con la que impactó el BMW del investigado tras perder el control.

La defensa del joven interpuso entonces una denuncia contra la Administración competente en el mantenimiento de la carretera, el Ministerio de Transportes. Dicha denuncia fue archivada en 2023 por el juzgado instructor al considerar que ya había un procedimiento abierto y que debería ser éste el que dilucidase todas las “circunstancias del siniestro”. Apelada dicha resolución, el juzgado, en una providencia del mes de mayo, volvió a denegar la personación en la causa como investigada a la Administración.

Ahora, la representación legal del joven ha vuelto a interponer un recurso de reforma contra dicha providencia en el que vuelve a insistir en el papel del ministerio en el accidente. En concreto, puntualiza que el estado de la vía fue “causa directa” del suceso. “Existe dejación en la Administración y esta ha sido la causa directa del siniestro, pues la irrupción en el carril contrario no debía ni podía haber sucedido de forma alguna en una autovía de estar las medidas de seguridad instaladas de forma correcta y tuvo más que tiempo y más que avisos para garantizarlos; y es esta acción u omisión la que causa las lesiones de mi mandante y las que este causó a terceros” , recoge el recurso.

Suscríbete para seguir leyendo