Puerto y Suardiaz estudian ampliar el ferri de Liverpool a Cork para importar pescado

La autopista del mar estrenada en octubre despierta “mucho interés” en Irlanda para importar bonito a la lonja viguesa

Supondría recuperar en parte el proyecto de 2019 que combinaba mercancías y pasajeros

Barco de Suardiaz Lines en la ría de Vigo en una imagen reciente.

Barco de Suardiaz Lines en la ría de Vigo en una imagen reciente. / Marta G. Brea

Uno de los grandes objetivos en materia de logística y conectividad en Vigo podría convertirse en realidad después del primer intento frustrado por la pandemia: un ferri a Irlanda. La Autoridad Portuaria y Suardíaz trabajan para ampliar el recorrido de la actual autopista del mar que tienen hacia Liverpool hacia otro puerto en el norte del océano Atlántico. “Cork tiene mucho interés y así nos lo ha mostrado”, explicó el presidente, Carlos Botana, durante la entrevista con FARO publicada este domingo.

La principal premisa de este desvío para la ruta estrenada en octubre pasa por captar pescado dentro del Plan de Acción del Puerto para recuperar el liderazgo en estos tráficos. “Hemos hablado con distintos armadores que nos han expresado su interés en descargar aquí”, siendo especialmente los encargados de la pesca del bonito, los que durante su última visita comercial trasladaron al presidente portuario esta necesidad. “Ver lo que está pasando en otros lugares, con tus propios ojos, te permite aprender muchísimo”, resume como balance.

Suardiaz también ha mostrado su interés en ampliar las dos frecuencias semanales que unen los muelles de Bouzas y Ellesmere dado su éxito. Si en el primer cuatrimestre de 2023 se desplazaron 4.000 semirremolques desde el puerto vigués, este año la cifra asciende a 10.000 unidades.

No obstante, el gran aval llega de la mano del sector pesquero. “Tiene que haber suficiente volumen de carga para que a la naviera le resulte rentable”, enfatiza Botana mientras abre la puerta a que se puedan importar otros tipos de carga desde Irlanda.

En 2019 una alianza entre el grupo vigués Nosa Terra XXI –propietario de Remolcanosa y de la mayor armadora de España, Elcano– el hospital Povisa; y el italiano Grimaldi propuso una conexión mixta de pasajeros y mercancías con paradas en Cork y Plymouth (Inglaterra).

Sin embargo, los retrasos sufridos en su recta final hicieron que el estallido de la pandemia primero y la entrada en vigor del Brexit después obligaran a dejar en dique seco esta idea. Con ella se pretendía crear la primera línea regular marítima de Galicia y recuperar la que hasta 1977 operaba la naviera Aznar entre Vigo y Reino Unido.

Este proyecto fue perseguido por sus antecesores en el cargo, Enrique López Veiga y Jesús Vázquez Almuiña, y recabó apoyos en el Concello de Vigo, la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) o la Xunta. De hecho, la entonces directora de la Axencia de Turismo de Galicia, Nava Castro, viajó a Irlanda en diciembre de 2019.

Desguace de barcos

La llegada –o ascenso– de Carlos Botana al despacho central en Praza da Estrela no solo ha supuesto una firme apuesta por una imagen más verde en la entidad, sino que se ha traducido en algunos hechos bastante simbólicos.

En el último año se han ejecutado los trámites para desguazar ocho buques que llevaban años amarrados en Bouzas. El último de ellos será el Vilachán, buque construido en 1972 y que se había convertido en un clásico de los muelles vigueses con el consiguiente riesgo para la seguridad y operatividad.

“Hemos desguazado todos los barcos históricos y erradicado esa imagen”, sintetiza el presidente mientras descarga responsabilidad sobre el futuro. “Los que continúan ya tienen comprador y no depende de nosotros”, sentencia.

Durante los últimos meses han abandonado la zona portuaria otros clásicos como el atunero Atlántico, desguazado en Gijón el pasado año después de llegar a Beiramar en 2017. Más mediática ha sido la venta del Karar. El buque fue apresado en el Atlántico en mayo de 2020 con 3.800 kilogramos de cocaína, dando lugar a una macrocausa en curso en la Audiencia Provincial de Pontevedra en Vigo.

El lunes 6 de mayo el barco fue trasladado desde A Laxe hasta el astillero Cardama, donde inició los trabajos menores de reparación y pintado para volver a obtener los certificados de navegabilidad y retomar su actividad. En diciembre un armador pagó 156.000 euros en una subasta del fondo de bienes decomisados en operaciones de narcotráfico, poniendo fin así a su singladura extrajudicial.

La hidrogenera de Bouzas, a la espera del “OK” municipal

Con las obras de la terminal ferroviaria de la Plisan a pleno rendimiento y a la espera de arrancar las del silo de vehículos por 60 millones, el Puerto también aguarda para otro de sus proyectos vitales en clave de sostenibilidad: la planta de hidrógeno verde de Bouzas.

autopista W

autopista W / H. Barreiro

Botana lamenta que “los permisos administrativos son lentos” aunque en estos momentos ya han obtenido la autorización ambiental y la compatibilidad de usos por parte del Concello. De esta manera solo quedaría por recibir la licencia municipal de obra para levantar una “hidrogenera” de 6,4 millones de euros de inversión y 700 metros cuadrados de tamaño.

El presidente de la Autoridad Portuaria confía en que con este permiso pueda empezar a construirse “a finales de año” según sus cálculos. El proyecto “Julio Verne” será el primer dispensador de hidrógeno verde de acceso público en Galicia.

Suscríbete para seguir leyendo