La Holi Life “saca los colores” a Vigo

Samil volvió a ser escenario de la popular carrera donde más de 2.000 personas se embadurnaron de color en una jornada lúdica que solo destiñó, por momentos, la lluvia

Una marea humana multicolor en la Holi Life en Samil

Marta G. Brea

E. V.

Un arcoíris en constante movimiento. Así parecía Samil ayer, que volvió a ejercer de anfitrión para la que ya tiene el honor de ser considerada la carrera más divertida de cuantas se celebran en la ciudad viguesa: la Holi Life, una fiesta que no podría entenderse sin los kilos de polvos de colores que inundan los rostros y trajes de los participantes. Y es que tan importante es elegir las zapatillas adecuadas para afrontar los 5 kilómetros de recorrido, como el outfit festivo o llamativo con el que disfrutarla.

Este es el objetivo de la prueba, sin duda, no batir la mejor marca o tiempo personal, ni mucho menos llegar primero a la meta, sino pasárselo bien en compañía de la familia o amigos en un domingo nada al uso. Esto es lo que pensaron los integrantes de las familias Casás Rodríguez y Casal Ignacio, que ya se encontraban en la recta de avenida de Samil en cuanto se dio el pistoletazo de salida a la prueba. Estos amigos, ataviados con tutús, modernas gafas y camisetas blancas, desfilaron por el arenal desprendiendo felicidad y aprovechando para disfrutar de una jornada lúdica, y sobre todo, diferente.

Como ellos fueron cerca de 2.000 las personas, según la organización, que se acercaron hasta el arenal para participar de la carrera y posterior celebración, que tuvo que modificar ligeramente sus horarios para adaptarse a las condiciones climatológicas. Y es que se pensaría la lluvia que ante tanto color estaría frente al arcoíris y no dudó en aparecer varias veces a lo largo de la jornada, lo que impidió alargar unas horas más la fiesta posterior.

Imagen destacada
Familias Casal Ignacio y Casás Rodríguez

“Somos amigos y queríamos disfrutar de un día deferente”

De igual modo, esto no fue impedimento para reír, bailar y valorar los momentos y planes con los amigos. Es el caso del grupo Troula, creado ex profeso para esta carrera, por unas amigas de Pontevedra, que ni dudaron en coger el coche y ataviadas con sus tutús rojos, aprovechar la jornada. “Vine por primera vez en 2017, pero luego con las niñas y demás ya no volvimos. Y justo este año vi por redes sociales que la carrera volvía y cree un grupo con la s amigas para que invitasen a todos los que quisieran e ir todos juntos. Al final somos un grupito de 9 y nos lo hemos pasado muy bien. Claramente repetiríamos”, confiesa Silvia, una de las integrantes.

Imagen destacada
Centro de mayores Atendo

“Venimos para reivindicarnos contra el edadismo”

Podría parecer, a priori, que la Holi Life se trata de una carrera juvenil pero... ¿desde cuándo la diversión tiene edad? A esta misma reflexión llegaron los integrantes de Atendo, el centro de mayores de Freixeiro, que no solo participaron de la carrera, sino que acabaron más coloreados que cualquiera desmontando así cualquier prejuicio y derribando los muros del edadismo. Su grupo estaba integrado por una veintena de participantes que disfrutaron como nadie de la prueba.

Amigas en clase y también en el día a día. Y como toda buena amiga, no podían no participar juntas en la carrera, tanto a nivel deportivo como también a nivel exaltación de la amistad. Así lo hicieron un grupito de alumnas de los colegios de Vigo CPR Compañía de María y CPR Salesianos.

¿Y qué hay detrás de esta fiesta? ¿Qué reivindica? La Holi Life tiene decenas de representaciones por todo el mundo ya que celebra una festividad con la que la comunidad hindú, principalmente de India y Nepal, celebran la llegada de la primavera. Entre otros ritos o tradiciones, esta fiesta se caracteriza por el color. Todos los participantes disfrutan de música, baile y comida mientras, literalmente, se tiñen de polvos de colores vivos.

El alcalde Abel Caballero (centro) y la edil Ana Laura Iglesias (3d.), junto a la organización del Holi Life .  // Fotos: Marta G. Brea

El alcalde Abel Caballero (centro) y la edil Ana Laura Iglesias (3d.), junto a la organización del Holi Life . / Marta G. Brea

Ni siquiera el propio alcalde Abel Caballero, como la concejala Ana Laura Iglesias, quien también corrió en la prueba, se perdieron la diversión. Durante los 5 kilómetros de recorrido se disponían cuatro arcos de colores repartidos: verde, azul, naranja de ida, y a la vuelta ya en la llegada, rosa. Al pasar por los arcos, se desprendían los polvos de colores que pintaron la cara más amable de la ciudad.

El alcalde fue el encargado de dar el pistoletazo de salida y animó a la organización a aumentar las carreras de colores en la ciudad al año