Entrevista | Juan Manuel Guimeráns Secretario general de la Spain Film Commission

“La sostenibilidad en el audiovisual ya no es una moda, es una exigencia”

Juan Manuel Guimeráns participa mañana en la jornada “Vigo, el plató de las mil historias”

El secretario general de  la Spain Film Commission, Juan Manuel Guimeráns.

El secretario general de la Spain Film Commission, Juan Manuel Guimeráns. / FdV

Carolina Sertal

Carolina Sertal

La sede del Colegio de Arquitectos de Vigo -junto a la Porta do Sol- albergará mañana, de 11.00 a 14.00 horas, una jornada que pretende promocionar y divulgar la actividad de la Vigo Film Office. En una de las ponencias intervendrá el secretario general de la Spain Film Commission, que junto a Ana de Aspe, Alfonso López y Mar Varela tratarán la sostenibilidad en el sector audiovisual. Previamente habrá otra mesa en la que se analizarán las posibilidades de Vigo como plató de cine con el actor Antonio Durán "Morris"; la localizadora María López Viéitez; el arquitecto Nacho Hortas y el director del CIFP Audiovisual de Vigo, Miguel Anxo Fernández.

–¿Qué temas abordará en su ponencia?

–Vamos a presentar el primer estudio que se hace con carácter transversal y general de sostenibilidad sobre rodajes sostenibles en el sector audiovisual en España. Lo hemos elaborado en colaboración con la Red Española de Clústeres Audiovisuales, el de Galicia es muy activo, y también con la colaboración de un centro de investigación, que es el Centro Nacional de Energías. Las conclusiones que se han sacado son muy interesantes y queremos darlo a conocer por España.

–¿Y qué conclusiones arroja ese estudio?

–La primero y fundamental es que la sostenibilidad es una cuestión que ha pasado de ser una moda. Como casi todos los grandes conceptos, al principio ha habido mucho trending topic, pero la gente no profundizaba. El sector audiovisual, muy especialmente a partir de la pandemia, se lo ha tomado muy en serio y, en la actualidad, en España estamos, en términos generales, haciendo muchas cosas y muchas de ellas muy bien. Si bien es cierto que en el estudio también detectamos que todavía falta mejorar en determinados aspectos, desde luego se ve un compromiso por parte del sector muy notable.

–¿Cuáles son los mecanismos que pueden adoptar las y los autores a la hora de desarrollar producciones cinematográficas sostenibles?

–Lo primero que hay que tener en cuenta es que, tal y como mencionaba, hoy en día la sostenibilidad ya no es una moda, sino una exigencia. Si no tienes una acreditación de la sostenibilidad, te vas a quedar fuera de ayudas, por ejemplo, un recurso que es esencial sobre todo para la producción independiente, que quizás es la que tiene más dificultades para acceder a financiación y obtener recursos. Es decir, es algo esencial. Hay todo un catálogo de posibilidades: hay opciones de empresas, de modelos de gestión, que están a disposición de las productoras desde el inicio, desde la propia concepción de la historia, que de hecho es algo que recomiendan todos los expertos en sostenibilidad, no aplicar los criterios de un rodaje sostenible cuando ya está la historia escrita, sino desde el principio y hasta el final. Por otra parte, las tareas de postproducción y de distribución también son susceptibles de mejorar su sostenibilidad. Hay modelos diversos para todo ello y esa es quizás una de las debilidades que se ha detectado en el estudio, que hay demasiadas alternativas para garantizar la sostenibilidad y que es necesario ir hacia una mayor estandarización y homogeneización de modelos.

–Ha evolucionado mucho el sector respecto a esta materia.

–Sí, totalmente, es que además, desde las grandes producciones y plataformas, son muy conscientes de que la sostenibilidad es algo que el propio consumidor demanda. La persona que ve cine, series de televisión o cualquier producto audiovisual, está sensibilizada con la sostenibilidad y no solo con la medioambiental, sino que también es una demanda creciente la sostenibilidad social en las producciones.

–¿Y qué engloba ese concepto de sostenibilidad social en el audiovisual?

–Por una parte, tiene que ver con las personas que trabajan en las producciones audiovisuales. A veces se pierde la perspectiva de que como la historia es relevante se rueda en determinadas condiciones, pero eso no quiere decir que las personas no sean trabajadoras con sus derechos y necesidades. Otro elemento de sostenibilidad social tiene que ver con el patrimonio cultural de las historias que contamos y cómo las contamos, porque eso va a tener un impacto sobre la percepción del espectador. El cine a veces modifica la realidad, modifica acentos o formas de hablar porque no “encajaban” y eso hoy se ve de otra forma, porque va a tener un impacto en la comunidad.

–Vigo se ha posicionado como una ciudad atractiva para el desarrollo de nuevas producciones. ¿Qué ventajas le ve para que suscite interés en el sector y cuál es su opinión sobre el papel de la Vigo Film Office?

–Vigo cuenta con escenarios naturales que a veces no son perceptibles y también con zona industrial, es un destino realmente diverso y las ventajas son todas. En cuanto al papel de la Vigo Film Office, su trabajo es esencial porque es la entidad que hace que el valor de una producción se ancle en el territorio, es la que está acompañando el proyecto, la que facilita elementos como localizaciones o profesionales, y estamos vinculados a la administración pública. Somos un agente de sostenibilidad porque al finalizar nos quedamos en el territorio.

Suscríbete para seguir leyendo