Hoteleros de Vigo piden paralizar de forma temporal las licencias para pisos turísticos

Reclaman una moratoria hasta que la situación se normalice y haya una regulación para los alquileres vacacionales | También solicitan inspecciones para destapar los ilegales

Obras de reforma en el edificio número 105 de la calle Sanjurjo Badía, en Teis, que se destinará enteramente al alquiler vacacional.

Obras de reforma en el edificio número 105 de la calle Sanjurjo Badía, en Teis, que se destinará enteramente al alquiler vacacional. / Marta G. Brea

Vigo tiene ya más plazas en pisos turísticos que en hoteles. Concretamente, cerca de 2.000 más. La ciudad está viviendo una auténtica eclosión de los alquileres vacacionales hasta el punto que, como adelantó FARO ayer, ya están abriendo inmobiliarias que se dedican exclusivamente a la gestión de este tipo de alojamientos y que nacen al ver un importante nicho de negocio en el sector. Es decir, los pisos turísticos se han convertido ya en una actividad económica particular y han dejado de ser un complemento en los ingresos para sus propietarios. Y son ya también una competencia directa de los alojamientos tradicionales.

Es por eso que el presidente de la Asociación de Hostelería de Vigo y director del hotel NH Collection, Iván Sánchez, reclama que se paralicen las licencias de apertura de alquileres vacacionales hasta que la situación se normalice y con el objetivo de frenar un bum incontrolado. “Creo que la Xunta, que es quien da los permisos, debería dar una moratoria en la concesión de licencias turísticas”, defiende Sánchez.

Durante ese tiempo, considera que las administraciones pertinentes deberían no solo establecer regulaciones concretas a las que se deben someter los alquileres vacacionales, sino también llevar a cabo las inspecciones pertinentes “que hagan aflorar todos aquellos que están operando de forma irregular”.

Precisamente la mayoría del sector hotelero es lo que reclama: que los pisos turísticos se sometan a las mismas normas que los hoteles. “El problema es cuando esos alojamientos vacacionales no tienen los seguros necesarios y los requisitos que nos piden a nosotros para poder operar”, indica Álex Domínguez, encargado del hotel Plaza. La misma opinión tiene el director del Hotel Nagari, David Otero: “Sabemos que es un coto de mercado que existe y que está ahí. Por eso nos gustaría que se limitase y estuviese sujeto a una normativa impulsada por las administraciones. Es necesario limitarlos, porque sino se hace el mercado negro que puede haber es peligroso. Si cumplen los requisitos y entran en las normas del juego, es una competencia legítima. Hay gente que es nuestro público objetivo, de unos ingresos medio-altos, que ahora buscan también pisos turísticos de lujo para pasar sus vacaciones”.

El sector hotelero de Vigo celebra que el Concello ya haya dado los primeros pasos para limitar los pisos turísticos en el nuevo PXOM. En el documento urbanístico, todavía pendiente de informes estatales para su aprobación definitiva y posterior entrada en vigor, el Concello olívico establece “el uso residencial con carácter de permanencia”, de tal forma que las viviendas turísticas “serán consideradas exclusivamente como actividad económica del sector terciario”.

Fuentes municipales apuntaban hace unas semanas a este periódico que las viviendas de uso turístico “no se van a poder establecer en viviendas colectivas de uso residencial a menos que garanticen entrada independiente”, condición que reduciría su ubicación, en todo caso, a los bajos de estos edificios. Esta limitación supondrá un freno para el sector, uno de los grandes beneficiados del auge del turismo en Vigo gracias, en gran parte, al tirón de las luces de Navidad en los meses más fríos y las playas y las islas Cíes en los más cálidos.

La previsión para este verano en los alquileres vacacionales es que la ocupación llegue al 85% en Vigo y su área, con opciones reales de que todo esté lleno en zonas costeras, como Samil y municipios del entorno como Cangas, Nigrán o Baiona.

El alquiler medio de un piso turístico en la ciudad durante una semana asciende a 900 euros, una cifra que superan únicamente en Galicia Baiona, Sanxenxo y O Grove. El precio medio por quincena de los alquileres vacacionales de Vigo de cara a este año es el doble, 1.800, según el último informe de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein).

Suscríbete para seguir leyendo