Abren inmobiliarias destinadas únicamente a gestión integral de alquileres vacacionales en Vigo

Plataformas que operaban solo a través de Internet estrenan locales físicos en la ciudad ante la eclosión de los pisos turísticos

Cobran un porcentaje al propietario y establecen los precios mediante inteligencia artificial

Cabana, inmobiliaria especializada en pisos turísticos, ya cuenta con un bajo comercial en Vigo.

Cabana, inmobiliaria especializada en pisos turísticos, ya cuenta con un bajo comercial en Vigo. / Marta G. Brea

Vigo está viviendo una auténtica eclosión de los pisos turísticos. Hay más de 1.800 registrados en la ciudad que ofrecen casi 7.000 plazas y, detrás de todo ello, se mueve un importante negocio no solo para los propietarios, sino para empresas e inversores que han puesto su ojo en este sector. Así, plataformas que se dedicaban a la gestión de estos alojamientos únicamente a través de internet, están abriendo locales físicos en la ciudad ante la eclosión de los alquileres vacacionales. Es el caso por ejemplo de Carrera Houses, que atiende en la avenida de Fragoso, y ahora también Cabana, que ha abierto hace apenas unas semanas su oficina en la calle Progreso.

En ambos casos se dedican a la gestión integral de los alquileres vacacionales y buscan ahorrarle todo el trabajo al propietario. A cambio, le cobran un determinado porcentaje por reserva, normalmente de un 20%. Estas inmobiliarias dedicadas solo a pisos turísticos se encargan de todo, incluso llevar a cabo las obras necesarias y la consecución de la licencia pertinente. Y a partir de ahí promocionan las propiedades tanto en su plataforma como en las más famosas del mercado (Airbnb...). Crean y optimizan los anuncios incluyendo diferentes idiomas, descripciones detalladas, guías de la ciudad y recomendaciones. De esta forma, buscan también apoyar el comercio local y el crecimiento de la zona. “Los huéspedes de estos alojamientos requieren una atención permanente”, asegura Cristina Fontán, de Cabana.

Y es que la ventaja de estos negocios, apunta, es que el propietario se puede olvidar de todas las gestiones, ya que son las propias inmobiliarias las que se comunican en todo momento con el huésped para resolver cualquier tipo de duda sobre su estancia. Así, llevan a cabo en primer lugar el check-in (registro de entrada) directamente a través de la web y, posteriormente, le facilitan las credenciales o las llaves a los hospedados para que puedan entrar a la vivienda turística. Obviamente, también se encargan de la limpieza y de solucionar cualquier incidencia que se produzca durante la estancia.

Una de las características de Cabana, por ejemplo, es que establecen los precios de los alquileres vacacionales mediante un sistema de inteligencia artificial. Para garantizar la optimización de la rentabilidad, actualizan el precio de acuerdo con el mercado y competencia y en función también de la temporada en la que se alquila. Obviamente hablan con el propietario a la hora de establecer el importa y trasladan la ventaja de utilizar el sistema. El objetivo final de estas empresas es maximizar la ocupación a lo largo del año, especialmente en temporada alta, y los ingresos, al tiempo que aseguran una experiencia excepcional tanto para el propietario como para los huéspedes.

La progresión de estas inmobiliarias especializadas está siendo enorme. Cabana empezó gestionando el año pasado apenas unos seis inmuebles. En unos meses, tiene ya más de sesenta en cartera. “El crecimiento está siendo brutal. Recibimos constantemente llamadas tanto de dueños de inmuebles que quieren pasarlos al alquiler vacacional como de huéspedes que están buscando un alojamiento de este estilo”, explican. De momento, en su local de la calle Progreso están celebrando reuniones con los propietarios, pero la idea es que funcione próximamente también como un centro de atención para clientes que buscan un piso turístico.

Los empresarios del sector defienden la ventaja de los alquileres vacacionales frente a los hoteles tradicionales: “Ofrecen una mayor intimidad y Galicia es uno de los territorios en los que tienen mayor potencial”. Hay que apuntar que estas inmobiliarias especializadas en pisos turísticos que tienen sede física en Vigo no ofertan únicamente alojamientos en la ciudad, sino por todas las Rías Baixas, y también por el norte de Galicia.

Según la patronal gallega de inmobiliarias, los precios de los alquileres vacacionales se incrementan este año en Vigo en torno a un 15%, con precios medios por semana de 900 euros y por quince días de 1.800. La ocupación prevista para los meses de julio y agosto se dispara hasta el 85%. El objetivo es colgar el cartel de “completo”, especialmente en las zonas más costeras.

¿Qué ofrecen?

  1. Limpieza, obras y mantenimiento

    Estas empresas ahorran tiempo al propietario, ya que se encargan de las obras necesarias, así como de la limpieza y el mantenimiento.

  2. Promoción de los inmuebles

    Las inmobiliarias especializadas crean los anuncios de los inmuebles en las distintas plataformas y en varios idiomas.

  3. Multiplican la oferta en apenas meses

    Desde su apertura, en la que contaban con solo un puñado de pisos en oferta, ahora manejan un negocio de más de 60 inmuebles.

Suscríbete para seguir leyendo