Gobierno y magistrados ponen el acento en el “indiscutible” déficit de jueces

La falta de relevo ante la “jubilación masiva” de magistrados y la necesidad de reformular el actual modelo de oposición se abordaron en el congreso de Jueces para la Democracia

Ana Ortiz, Manuel Olmedo Palacios, Abel Caballero, José María Gómez y Díaz-Castroverde  y Begoña García Meléndez, ayer, durante la inauguración del congreso en el MARCO.   | // MARTA G. BREA

Ana Ortiz, Manuel Olmedo Palacios, Abel Caballero, José María Gómez y Díaz-Castroverde y Begoña García Meléndez, ayer, durante la inauguración del congreso en el MARCO. | // MARTA G. BREA

Marta Fontán

Marta Fontán

La sede del Museo de Arte Contemporáneo de Vigo (MARCO) en Príncipe, que antiguamente albergó el Palacio de Justicia, acoge desde ayer y hasta esta tarde el 38º Congreso de Juezas y Jueces para la Democracia (JJpD). Un foro en el que, junto a alertar sobre la “enorme disfunción” y la “indignidad constitucional” que supone el bloqueo de la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), se puso el foco en una de las graves problemáticas que afronta la Administración de Justicia: el déficit de jueces. “Es indiscutible que necesitamos más jueces”, reconoció Manuel Olmedo Palacios, secretario de Estado de Justicia. Y el escenario podría empeorar ya que, como advirtió el presidente del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), José María Gómez y Díaz-Castroverde, la profesión afrontará en los próximos diez años una “jubilación masiva” de más de 1.000 magistrados en toda España, entre los que está él mismo, y que se antoja “difícil”, con el panorama actual, que haya el relevo adecuado.

Es la segunda vez que Vigo acoge un congreso anual de esta asociación de magistrados, que en esta edición, en la que se renovará su actual Secretariado, tiene el lema “Defendiendo las instituciones, defendiendo los derechos”. Además de la representante del Secretariado saliente, la magistrada Begoña García Meléndez, en la inauguración, junto al secretario de Estado de Justicia –que excusó la ausencia del ministro Félix Bolaños que tuvo que ser operado de urgencia por una apendicitis– y el presidente del TSXG también intervinieron el alcalde de Vigo, Abel Caballero, y la delegada de la Xunta, Ana Ortíz. El congreso, que reúne en la ciudad a un centenar de jueces de toda España, contó además durante el acto de apertura con la presencia, entre otros, del presidente de la Audiencia Provincial de Pontevedra, Francisco Javier Menéndez Estébanez; del portavoz nacional de la Unión Progresista de Letrados Judiciales, Xoán Xosé Yáñez; del decano de los procuradores vigueses, José Antonio Fandiño, o de los magistrados jubilados Julio Picatoste y María Teresa Conde-Pumpido, que precisamente fueron quienes en enero se reunieron con el regidor de cara a que este congreso se celebrase en la urbe olívica.

Durante su intervención Manuel Olmedo Palacios repasó los proyectos de ley que tiene en marcha el Gobierno en materia de Administración de Justicia y, al hacer referencia al reciente Eurobarómetro en el que España resalta en digitalización en este ámbito, reconoció que la situación está “mal” en número de magistrados. “Necesitamos más jueces, es indiscutible”, afirmó, añadiendo sin embargo a continuación que la solución no pasa por crear nuevos órganos judiciales unipersonales, sino, una vez por todas, por aprobar la ley que impulsará los tribunales de instancia, órganos colegiados que agruparán, en grandes secciones especializadas, a los jueces de los hoy distintos juzgados. Una “revolución organizativa”, describió, que mejorará la eficiencia judicial.

Junto a citar las becas SERÉ para impulsar la igualdad de oportunidades de cara a preparar las oposiciones a la carrera judicial y fiscal, entre otras, el secretario de Estado de Justicia no obvió la avalancha de pleitos existentes en materia de cláusulas bancarias abusivas, una litigación en masa que causa “retrasos intolerables” en los juzgados. “Vamos a intentar buscar una solución”, prometió, concretando, en este sentido, que hay que comprobar cómo funciona el denominado “pleito testigo”, una innovación introducida en el Real Decreto-ley 6/2023 que busca tramitar de forma ágil fenómenos como los de las cláusulas suelo o los gastos hipotecarias que dan lugar a miles de demandas.

En el turno del presidente del TSXG éste, junto a mostrar su enorme preocupación por la situación que atraviesa el CGPJ, habló del problema del déficit de jueces y de esa “jubilación masiva” de magistrados que agravará aún más la situación. Y quiso también poner el acento en la necesidad de “reformular” el actual modelo para convertirse en juez, el de la oposición. Es el momento, dijo, de “buscar otras fórmulas” que permitan optar “sin cortapisas” a la carrera judicial.

Epicentro

Y el alcalde Abel Caballero destacó la “satisfacción” que supone que Vigo acoja este congreso, máxime en un momento como el actual en el que la Justicia está en el “epicentro” de la opinión y el debate en España. La delegada de la Xunta Ana Ortíz, mientras tanto, destacó la enorme litigiosidad que sufren los juzgados de Primera Instancia, reiterando al Gobierno, por ello, la necesidad de que se creen nuevos órganos judiciales.

La urgencia de legislar los pisos turísticos y la inteligencia artificial para agilizar la Justicia

Son muchos los temas que se abordarán en el congreso de Juezas y Jueces para la Democracia. Junto a medidas para combatir el atasco judicial o propuestas que abarcan desde la violencia de género hasta los derechos de los más vulnerables, una cuestión central a tratar en esta cita es la del derecho a la vivienda. Y, en relación con esto, la asociación urge “una ley específica” que regule los pisos turísticos.

“No puede suceder lo que está ocurriendo ahora; que, salvo en el caso concreto de aquellos municipios que impulsaron una normativa restrictiva, cualquiera y en cualquier sitio y sin control pueda destinar un piso para este fin”, afirmó el magistrado Edmundo Rodríguez, portavoz de Jueces para la Democracia. Es un negocio que es “respetable”, aclaró, pero que “debe tener límites” regulados legalmente.

Junto a esta materia de vivienda, otro tema sobre el que se reflexionará es acerca del uso de la inteligencia artificial en los tribunales. Evidentemente, la IA no sustituirá la labor de los jueces, pero, afirman, puede ser muy interesante de cara a agilizar tareas de trámite que no requieren interpretación jurídica. “Trámites rutinarios como por ejemplo los que se necesitan en los procedimientos monitorios –el pleito estrella en los juzgados civiles para reclamar deudas– pueden ser agilizados con la inteligencia artificial; lo que ahora puede llevar tres días de trabajo se reduciría a apenas diez minutos”, explican.