Desaparece una prueba clave del juicio del Karar: un papel con las coordenadas del barco

El secretario policial de la investigación ha dicho desconocer el camino que ha llevado la prueba extraviada

Los acusados en el juicio del 'Karar'.

Los acusados en el juicio del 'Karar'. / Pablo Hernández Gamarra

Las defensas del juicio del alijo de 3.800 kilos de cocaína a bordo del buque MV Karar en 2020 no han podido tener acceso a una prueba que consideran clave, el papel que los policías habían encontrado en la nave de O Vinquiño, en Sanxenxo, y que contenía las coordenadas del lugar en altamar en que iba a producirse la recepción de la droga y que coincidía con las que estaban en el barco.

Es un documento que los abogados que defienden a la banda que lidera Juan Carlos Santórum, señalado como jefe del grupo criminal, entienden clave y que han reclamado en la vista que se celebra en la Ciudad de la Justicia de Vigo con un total de 28 procesados.

El secretario policial de la investigación del Karar ha sido interrogado por los letrados y ha dicho desconocer el camino que ha llevado esa prueba a la que no han podido acceder las defensas porque se ha extraviado.

Ese papel vincula al supuesto grupo criminal con el alijo de la droga al contener las coordenadas del lugar en que, presuntamente, iban a encontrarse con el buque para trasladar las sustancias estupefacientes a las lanchas y, posteriormente, a tierra.

Tras cuatro sesiones consecutivas —dos de ellas en mayo—, se ha dado por concluido la toma de declaración al oficial de los Grupos de Respuesta Especial para el Crimen Organizado (GRECO) que desarrolló las labores de secretario en la operación y la vista continuará este viernes con nuevos testigos policiales.

En el juicio de este jueves, el policía reconoció que las "únicas" coordenadas que coinciden exactamente con las interceptadas en el barco son las de la nave de O Vinquiño, que han desaparecido, mientras que las que fueron encontradas al investigado José Yamandu R.G. apuntan a la misma zona donde iba a producirse el encuentro con el Karar, pero no son idénticas.

Dejar los teléfonos a abogados y separarse en la sala, nuevas medidas en el juicio

Ante las repetidas llamadas al orden por parte de la jueza principal del caso, las magistradas han tomado medidas como obligar a los acusados a dejar sus teléfonos a sus abogados al entrar en la sala de la Ciudad de la Justicia de Vigo.

La gota que colmó el vaso de la paciencia de la jueza fue el intento de uno de los investigados de conectar con la pantalla en la que se reproducen pruebas en la sala de vistas. Ese episodio se produjo en la recta final de la sesión del miércoles y la magistrada de la Audiencia de Pontevedra pidió a todos que apagaran sus móviles.

Este jueves, los acusados tuvieron que dejar los dispositivos a sus abogados antes de ocupar sus asientos. Además, recibieron instrucciones para sentarse "separados". A uno de ellos, la magistrada le pidió que se fuera a la siguiente fila y, ante las dudas del acusado, le aclaró, "como en el colegio".

Aun así, tuvo que hacer nuevas llamadas al orden y recordarles que el Juzgado "no es" un centro escolar.