Detenido en Vigo un "falso empleador" que vendía contratos a extranjeros por hasta 3.000 euros

Los foráneos eran contratados por un supuesta empresa de reparto de mercancías, pese a que carecían de permiso de conducir

Comisaría de la Policía Nacional en Vigo, que llevó el caso del "falso empleador"

Comisaría de la Policía Nacional en Vigo, que llevó el caso del "falso empleador" / Alba Villar

Agentes de la Policía Nacional detuvieron en los últimos días a un hombre acusado de un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y falsedad documental. Este "falso empleador" vendía contratos a personas foráneas en situación irregular por entre 2.000 y 3.000 euros, para que a partir de ahí intentasen lograr el permiso de residencia.

Según la Policía Nacional, esta actuación se originó hace seis meses, cuando, fruto de la colaboracióne entre la Oficina de Extranjeros de la Subdelegación de Gobierno de Pontevedra y la Brigada Local de Extranjería y Fronteras de la Comisaría Local de Vigo-Redondela, se tuvo conocimiento de que una persona se podría estar dedicando a extender contratos de trabajo ficticios a ciudadano extranjeros en situación irregular.

Los agentes de la Comisaria de Vigo-Redondela, grupo UCRIF, pudieron averiguar que esta persona habría facilitado 25 contratos de trabajo a ciudadanos extranjeros en un breve periodo de tiempo, poniéndose él como empleador. Estos contratos serían utilizados posteriormente por estas personas para solicitar el permiso de residencia.

Sin carnet de conducir

Fruto de las indagaciones realizadas se pudo comprobar cómo el “falso empleador” se dedicaría al reparto de mercancías en Vigo, pese a carecer de empresa o sede física para el desempeño del mismo. El detenido contaba únicamente con un camión de reparto como útil de trabajo. No obstante, las personas falsamente contratadas por él residían en distintas ciudades de España y carecían de carnet de conducir, imprescindible para ese puesto de ese trabajo.

"Tras una ardua labor de investigación del grupo, se consiguió averiguar que esta persona facilitaba estos contratos ficticios, previo pago por parte del ciudadano extranjero de 2000-3000 euros", explica el cuerpo policial. Dicho contrato sería luego presentado por ellos en las Oficinas de Extranjeros para solicitar el correspondiente permiso de residencia y así regularizar su situación, si bien el trabajador no llegaría nunca a trabajar. Además, tenían que sufragar ellos mismos los gastos derivados de su contratación.

El “falso empleador” fue localizado y detenido esta semana por agentes de la UCRIF-Vigo, que puso a disposición del juzgado de instrucción competente las diligencias.