Condenado por publicar fotos y vídeos sexuales de su expareja en OnlyFans

La magistrada le impone 10 meses de prisión y una indemnización para la joven de 6.000 euros | Las imágenes también se divulgaron en Instagram

Marta Fontán

Marta Fontán

Los delitos de descubrimiento y revelación de secretos protagonizan cada vez más juicios. Una de las vistas orales celebradas en los últimos meses en Vigo sentó en el banquillo a un joven acusado de publicar fotos y vídeos sexuales de su expareja en Instagram y OnlyFans sin el consentimiento de la víctima. La mujer se enteró de que esas imágenes íntimas suyas estaban en internet en plenos juzgados, con motivo de otro procedimiento judicial, a raíz de que una amiga escuchase al abogado de su ex decirle a él que debía “borrar” los contenidos que había subido a la red.

El joven, que mostró a la víctima cuando aún eran novios un contrato para difundir esos archivos que ella no leyó ni firmó, se declaró inocente en el juicio celebrado en el Juzgado de lo Penal número 1 de Vigo. Dijo que la denunciante, además de consentir en su día las grabaciones, también manejaba las cuentas de redes sociales desde las que se divulgaron las imágenes, por lo que podría haber sido ella la que hubiese publicado dichas fotos y vídeos.

Pero la magistrada, que califica de “confuso” el relato exculpatorio del acusado, concluye que su versión ha sido “desvirtuada” por la declaración de su exnovia, que considera “absolutamente creíble y convincente”. Lo manifestado por la víctima, el propio informe policial y los testimonios de dos testigos que contaron que, al ver las imágenes, la mujer reaccionó “con sorpresa, vergüenza e indignación”, son las pruebas de cargo tenidas en cuenta por la jueza para dictar una sentencia condenatoria en la que impone al acusado 10 meses de prisión por la autoría del delito de revelación de secretos que se recoge en el artículo 197.7 del Código Penal. En un fallo con fecha del pasado 19 de febrero contra el que se podía recurrir ante la Audiencia Provincial de Pontevedra también se le sentencia a indemnizar con 6.000 euros a la mujer por el perjuicio y daño moral causado.

Una plataforma de pago

La sentencia recoge como hechos probados que el condenado y la víctima mantuvieron una relación que duró algo más de un año y concluyó en julio de 2022, en el transcurso de la cual grabó con el consentimiento de la mujer vídeos cuando mantenían relaciones sexuales y le hizo fotos en las que ella salía desnuda o en ropa interior. Coincidiendo con las fechas de la ruptura el joven colgó en uno de sus perfiles de Instagram fotos en las que se veía a la denunciante desnuda o en ropa interior. Y puso un enlace que dirigía a otro en OnlyFans, ésta última una plataforma de pago conocida por ofrecer, entre otros, contenido pornográfico. El acusado tenía un perfil de usuario en esta aplicación en la que divulgó más fotografías y vídeos sexuales en los que se “distinguía perfectamente” el rostro de la mujer.

La jueza ve acreditado el delito y el daño moral “atendiendo al contenido de las imágenes y su lógica repercusión en la víctima”. Fija la cuantía en 6.000 euros y no en los 30.000 que pidió la abogada de la mujer por falta de prueba en relación con el trastorno ansioso-depresivo alegado y con el daño a nivel laboral, al no haberse corroborado en juicio la “proyección pública” argumentada por participar en anuncios, películas o documentales.